portada del disco Ultratumba

Han pasado unos cuantos años desde “Trajedesaliva + Chaos Condensed: Ciertos Animales de Costumbres Discretas” (Caustic / La Defunción, 2006) y otros cuantos más desde aquellos impactantes “Mima” (Free, 2000) y “Mima Blanca” (Margen, 2003), pero ha merecido la pena la espera. Trajedesaliva vuelven en plena forma con un trabajo impecable en todos los aspectos.

Sus claroscuros basados en la experimentación, la electrónica, el gótico y el dark ambient alcanzan un nuevo nivel en este disco, editado por los sellos Á Marxe, Ferror Records y GH Records. Un trabajo envuelto en las misteriosas pinturas de Emilie Lagarde que viene a representar un viaje vital en forma de diálogo de familia, una mirada interior, entre la pena, la aceptación y la esperanza, en busca del origen del sentimiento melancólico. Unavena nos indica que "se refiere a un estado mental como de cadáver, que contempla desde una quietud melancólica, la vida, la familia y las relaciones".

Lo cierto es que las pinturas de Emilie Lagarde casan a la perfección con el concepto del álbum. Fue Unavena la que dio con la artista francesa. "No tenía nada claro cómo iba a ser la portada, pero sí tenía la intuición de que cuando la viera la reconocería. Y me pasó al descubrir, por casualidad, la obra de Emilie. Ese retrato de familia que escogimos para la portada, junto con los otros dos dibujos, ilustran tan bien la temática del disco... Y no solo la temática sino también el escenario, los colores, las texturas... Es una proyección exacta del sentimiento del disco. Además, Emilie vio también muy clara esta conexión (de su propia pintura dice que tiene que ver con superposiciones, recuerdos y sueños) y es una mujer tan, tan encantadora, que ella también parece que viene de otro tiempo. No esperaba que fuera a resultar tan fácil resolver el diseño de 'Ultratumba', la verdad".

"Ultratumba" está grabado utilizando solo sintetizadores analógicos y voz, sin secuenciadores ni programación. En ese sentido podemos decir que es un disco de electrónica pura y artesanal. Aunque se desarrolla a base de capas de sonido cercanas al dark ambient, encontramos ecos de la música industrial y el drone. La grabación no fue nada sencilla como nos indica Mon Ninguén: "Desde que decidimos que solo íbamos a utilizar sintetizadores analógicos y voces el disco comenzó a convertirse en algo muy especial, pero también en una fuente de problemas e incomodidades que tuvimos que ir afrontando poco a poco. En primer lugar porque no utilizamos presets ni memorias. Todos los sonidos fueron creados desde cero y cada pista se grabó en vivo, sin secuenciar ni editar nada.

Después, la mezcla también fue un quebradero de cabeza para mantener todas esas pistas bien arriba, como queríamos. Buscábamos unos ambientes mucho más potentes y cargados de lo que se suele escuchar en el ambient. Lo queríamos todo a tope y en primer plano. Y eso, con los sonidos analógicos tan gordos que hice, acabó siendo todo un reto técnico. Hay anécdotas para aburrir de la grabación. Pero lo importante es que ese sacrificio que hicimos, renunciando a las comodidades del software y los plug-ins, fue lo que nos permitió conseguir este sonido que emociona tanto".

El disco está dividido en dos partes, como nos indica Unavena, "la primera, más dura, con 'Todo era blanco', 'A casa por las vías', 'Familia Ferro' y 'Arenas calientes', cubre escenas de infancia a juventud. En la segunda, más melódica, con 'Mamá es un animal morado', 'Mammillaria sempervivi', 'Queremos verte' y 'Ultratumba', recorremos momentos ya sin padres pero con el horror de ocupar ahora su lugar y su papel. Es un viaje brumoso que se mezcla con una realidad material donde la familia y la creación/destrucción/transformación de las relaciones estaría en el punto central".

El disco es toda una experiencia sensorial y emocional. Un viaje que nos permite conocernos a nosotros mismos, y reflexionar sobre nuestros miedos, anhelos y todo aquello que nos preocupa. Un viaje marcado por la intensidad, por una tensión evocadora dirigida por la poesía. Es una apuesta apasionada por la creatividad y la creación de espacios en los que acechan peligros diversos. Unavena nos indica que "me parece muy acertado eso que comentas de la creación de espacios en los que acechan peligros. Esa tensión que se respira en los lugares supuestamente sólidos y seguros. El segundo corte del disco, 'A casa por las vías', reflexiona sobre eso precisamente. Sobre la composición de las letras, se me viene a la mente el juego de Katamari Damacy, en el que tienes que reconstruir el firmamento, destruido por tu padre, el Dios del cosmos, haciendo rodar una bola pegajosa y recolectando todo tipo de cosas extrañas (ollas, flores...), hasta que esta se convierte por fin en una estrella que se devuelve al cielo. En este disco la bola tiene pegadas recuerdos, ensoñaciones, miedos y angustias, la experiencia femenina, coplillas populares, la Anatomía de la melancolía, el psicoanálisis... Es un revoltijo que para mí funciona como una vía de escape".

"Ultratumba" es un refugio al que recurrir cuando fuera hace frío y llueve. Un refugio inquietante a veces, angustioso otras, pero siempre mágico y ensoñador.

 

 

 

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies