portada del disco Torres de Electricidad

Con “Torres de Electricidad” (Acuarela, 2006), llegamos a la última estación de Manta Ray. Sería el primero en el que no se da un cambio radical con respecto al anterior. Si bien no es tan violento como “Estratexa” (Acuarela, 2003), sí que conserva su negritud y buena parte de su directriz. Aquí se da un tono más lúgubre y agónico, como en la mecánica “Don’t push me”, donde esa continuación es más como una puesta al límite de sus recursos. Es en definitiva lo que es, el final de Manta Ray.

Resalta de nuevo la interpretación de José Luis, en castellano y de forma clara y agresiva en“No avant-garde” y “Mi Dios mentira”. Todo este mal rollo que tan bien dibuja “Torres de Electricidad”, al contrario que “Estratexa”, sí tiene un hueco esperanzador, aquí ilustrado a través de la misma “Torres de electricidad” que cierra el álbum, que en sus más de nueve minutos se mueve de la perezosa melodía inicial al contundente final con su recurrente riff.

Ni en su último disco Manta Ray dejaron hueco para la holgazanería ni la comodidad. Redondearon la mejor despedida posible acompañada de uno de los directos más intensos de su carrera. Una herencia que no podrá ser igualada.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies