portada del disco Time to Start Kickin' Ass

Probablemente el disco de consolidación de Aerobitch, ya en formato de quinteto con una guitarra más, ganando así un plus de contundencia en su sonido del grupo. Grabado como solían en los estudios Reactor de Moncho Campa (aunque como en otras ocasiones sigan prefiriendo denominarlos los Estudios 1/2 Second Fuck), habituado de sobra por entonces a la banda y en posición de sacarles su mejor versión. Estos, por su parte, habían preparado la grabación concentrándose previamente en un chalet por la sierra de Madrid de los padres de Laura.

El grupo continúa destilando mala leche, y si su música ha ganado en calidad fortaleciéndose y acorazándose con el refuerzo de la guitarra añadida, lo que realmente no ha necesitado variación excesiva es la dosis de cabreo crónico que proyectan con sus letras y la agresividad de Laura Bitch al cantarlas. Si en su "C'mon Cop, Make my Day" (Punch, 1996), el foco se centraba en Stivie, condenado a su condición de "dead boy", ahora a quien cantan es a Jimmy, enganchado a la heroína con 16 años y enfilando a la muerte para convertirse en una leyenda.

Quizás superior a ese trabajo anterior, con mayor cuerpo y duración, su escucha deja sin defensa alguna al oyente. Como una apisonadora y sonido más pulido y redondo incide en clave de rock duro y acorazado dejando una sensación similar a la que describen en «Steamroller blues», donde como expresión máxima de devoción por la máquina comentan: "I wanna feel her total weight rolling over me, blowing my mind". La letra dijeron haberla escrito inspirándose en lo leido en la publicación Answer Me! sobre muertes absurdas.

Conocedores del negocio musical, son varios los cartuchos empleados en contra del mundillo. Así, tienen palos para los críticos («Run them over»), para los que tienen fácil solución :"middle finger on time, a good punch in the face, that should keep their mouth shut"; para las compañías discográficas («Gotta go») que dicen no necesitar, para la escena general, con «Do it right» un auténtico pelotazo en el que se menciona, entre otros, a Wendy O' Williams, la cantante de Plasmatics, fallecida en el mes de abril de ese año y a quien le dedicaban el disco. Igualmente en «Queen of r'n'r» pasan factura a algún protagonista femenino que prefieren seguir manteniendo en el anonimato y en «Heil Satan» parecen ironizar con lo infructuoso de sus esfuerzos por vender su alma al diablo. Repaso en toda regla a todas y cada una de las aristas de un mundillo con el que se despachan con el cabreo y rabia habitual.

Además de una version de Poison Idea («Taken by surprise»), tienen combustible para plasmar alguna mala experiencia de Laura Bicht en lo que vivía en EE.UU. En «How many times» se expresaba en términos bien claros: "I am a girl, live by myself, don't have a boyfriend over that doesn't mean I need your sex". Similares ramalazos de rabiosa independencia muestra en «The wrong road» mientras que hay reacciones a personas cercanas que terminan convirtiéndose en nocivas («This is killing me»).

El diseño gráfico es un acierto. Portada con foto impactante de la banda en la Vía Láctea de Madrid hecha por Claudia López que también firma las de los miembros del grupo en la hoja interior. La que aparece en la contra de Mario Rockaway Bitch guitarra en alto es cosa de Paco Gómez.

Vamos, como dicen en el título, se dedican a patear culos por doquier.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies