Tabarca

Sonidos de mar, pájaros y escalas pianísticas abren este muy buen LP que va a suponer la carta de presentación a nivel nacional del grupo. Si el anterior trabajo tomaba su nombre de un viejo barrio alicantino, es ahora la islita de Tabarca, frente a la costa alicantina, la que sirve de Leitmotiv.

Seda en la voz, acompañamiento comedido y ornamentos de guitarra de muchos quilates conforman la canción “Tabarca”, una deliciosa balada progresiva cargada de sugerencias sonoras y que resulta, ya de entrada, una declaración de intenciones por parte del grupo. Una canción a la que sobra algún minuto y que, a pesar de su indudable calidad, se hace un tanto repetitiva.

Se nota la lucha interna que el grupo mantenía consigo mismo, debatiéndose entre postulados pop y desarrollos progresivos que alargaban temas como este, hasta desvanecerlos un tanto a base de cambios de ritmo y solos prolongados. “No, no, no”, en cambio, es despachado en tres minutos a base de un ritmo salsero cargado de percusiones y una letra comercial que critica, paradójicamente, la música comercial. En formato single obtuvo un cierto éxito y se convirtió en la carta de presentación de Mediterráneo en el panorama nacional. Sonó y mucho por las emisoras y se metió en las listas de ventas.

Algo parecido puede decirse de “Noche de boda” en el que el sonidillo agudo del sintetizador setentero se erige en protagonista de este rítmico instrumental. También instrumental, esta vez a caballo entre el rock progresivo y la batucada es “Arco Iris”, en la que Gino, el recién incorporado percusionista del grupo, se luce a modo. Un poquito de gasolina funky para “Auto de marcha” en la que de nuevo asistimos a profusión de percusiones, guitarra solista y ritmo movidillo, aunque con bastante menos gracia que el tema anterior. Con “Nada nuevo” regresamos al pop machacón con coritos femeninos y composición cortada con las mismas tijeras de, por ejemplo, Tequila. Hace honor a su titulo y aporta poco a este buen álbum.

“Miopía” vuelve a repetir el recurso de la entrada en falsa balada para dispararse en un claro tiempo de rock con un resultón riff del teclado. Un interesante tema con un acompañamiento definitorio de la música del grupo y un cantante algo chillón. Se cierra el LP con otro nombre geográfico alicantino: “Altea”, otro número de preponderancia instrumental con una compleja base rítmica.

Un disco este “Tabarca” (Chapa, 1979) que va a quedar oscurecido por el single “No, no, no”, que a la postre será la única que llegaría a un público que se estaba perdiendo un racimo de temas de gran calidad que pasaron casi desapercibidos. Con todo, consiguió el objetivo mínimo de hacer sonar a Mediterráneo por toda España y convertirlo en la apuesta más importante desde un punto de vista estrictamente comercial del sello Chapa, del Mariscal Romero. Si solo tuviese que recomendar un álbum de los seis que dejó grabados este grupo, lo sería este sin duda.

Grupo:

Se puede datar el inicio del grupo...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

CD 1

  1. Tabarca
  2. No, no, no
  3. Auto de la marcha
  4. Noche de boda
  5. Arco iris
  6. Nada nuevo
  7. Miopía
  8. Altea

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email