portada del disco Sucias Guerras

El debut de Malas Cartas llega de la mano de Bronco Bullfrog, al que habían enviado una maqueta de cuatro temas. Marky Stanky Brown, su responsable, les pide entonces que la completen con más canciones para editar un disco. El grupo graba entonces en los estudios Control Room de Barcelona durante el mes de diciembre de 1998 un total de doce temas más dos versiones: el "Nation on fire" de Blitz y el "Felices días en Auschwitz" de Interterror.

Presentación diseñada por el sello con la misma estética que trabajos de 4 Skins (también lo harían Dead Kennedys) con imágenes de barbaridades de guerra en Vietnam. También adoptarían los catalanes algunas de las señas de identidad del género cantando a los cuatro vientos su condición de banda de amigos de barrio obrero, apuntando a empresarios, policía y políticos como principales enemigos. "La clase obrera no se da por vencida /tardío aunque útil es su resurgir / La gente ya se estaba dando cuenta y ya nunca más nos van a engañar jamás no".

Trabajadores desempleados, apolíticos y antisociales es en la calle donde está su lucha. Lucha y combate violento de botas con las que patear y pisar para no ser pisado. Rebeldía constante con llamadas a la acción previniendo ante la inercia, desidia y comodidad que produce el paso del tiempo: "Al otro lado" y especialmente "La comodidad" son dos temas enormes en esta línea. Este último además termina con notas de himno patriótico (como ya hiciera Decibelios en alguno de sus temas) en plan de sorna ante lo bien que van las cosas en el país.

"No hace falta volver atrás en el tiempo / escoria como ésta aún sigue habiendo" cantan en "III Reich" alertando de la presencia de soldados del III Reich que avanzan pisando fuerte y destruyendo. Disipan así cualquier atisbo de duda ante posibles escrutinios, aplicados con frecuencia en un género que aboga abiertamente por la toma violenta de las calles, de hacia dónde apuntan políticamente.

No es sólo en la actitud ni en las letras donde se aproximan a las raíces mismas del oi! británico, y es que son muchos los momentos en los que suenan a Red Alert, Business o los ya mencionados 4 Skins: "El poder", "Bastardos", "III Reich" harán sin duda las de los amantes de estos sonidos. Sonidos que pueden dispararse acercándose al hardcore, como en "Sucias guerras" o "Bayolenze".

Una guitarra a tiempo lento empieza en "El seminario" evocando en un ejercicio de nostalgia amarga los años de juventud, y que sin embargo termina en una explosión de rabia ante las injusticias sufridas bajo la tutela de los curas.

El disco acaba con el himno del grupo, el "Malas cartas", otro de los mejores cortes del CD que recuerda en actitud y descaro, la declaración de intenciones por ejemplo de Decibelios en "Oi" Oi! Oi!".

Un disco sobresaliente que les coloca sin duda alguna en puestos destacados del oi! nacional.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies