portada del disco Suceso

Primer y único extended play del combo, la alineación esta vez fue Javier Corcobado a la voz, Nacho Colis: batería, Nacho Laguna: bajo, Justo Bagüeste: saxo tenor y Ollie Halshall: guitarra, piano.

El disco se abre con el melancólico saxo más el piano; “la melancolía es la felicidad de estar triste” decía Víctor Hugo…Tañido de platillos junto a la guitarra para empezar el paseo sonoro que se anima con volteo de guitarra con sonido surf en una playa sin olas. La voz bipolar, temple del artista, cambia de la dulzura a una delicada penumbra continuamente, tres giros en la canción, seña ya de la complejidad sorprendente en esta banda, donde cuesta centrarse en un solo coro. Hay un pequeño “ Da-Ba-Da-Ba-“ que nos recordará por momentos al mismo de la procesión egipcia de “Adiós estrellas del Dolor” que antecede al siguiente cambio de ritmo circense -pero no alborozado- para retornar al ritmo principal con el temblor del saxo y finalizas, ya si, con el ritmo de la Feria de la Desilusión.“Despacio se acerca a tu alma,despacio se acerca a tu alma para violarte, para violarte.” “Suceso” es una balada que describe la elegancia de tu alma la noche que viene a violarte. Dulcemente terrible.

Le sigue “Una stanza vuota”, de Ennio Morricone. Bello momento de la película de 1966 "Svegliati e Uccidi" (Carlo Lizzani, 1966), “Despierta y Mata” o también traducida “Frente al amor y la muerte” y "Wake Up And Die" en inglés, interpretada por Lisa Gastoni. “Una habitación vacía es un intento desesperado de volver a recuperar el amor perdido”. Un tipo de canción que marcará la idiosincrasia y la madurez de estos músicos en un futuro; lindura, desdicha, ceniza y ternura; a partes iguales. Tan propios de la música italiana de los 60.

La cara B del EP lo abre “Chatarra de sangre y cielo”: Canción-himno de todos aquellos que nos hemos dedicado concienzudamente a triturar nuestra juventud, aliviando así la malsana curiosidad de conocer nuestros límites. Y seguimos vivos. Tema perfecto para que lo cante un ejército ruso en medio de la nieve mientras llueven flores del cielo al suelo, una mezcla indescriptible de canción popular aún sin género etiquetable: “Porque somos chatarra de sangre y cielo, chatarra de sangre y cielo para el amor.”

El último tema es “Corcovado”: Estremecedora bossa de Antônio Carlos Jobim), cuya primera versión, cantada por Joâo Gilberto, se remonta a 1960. Canción que hace referencia a El Cerro del Corcovado, de Río de Janeiro, Brasil, famoso por la estatua del Cristo Redentor que es un icono de la ciudad. Bossanova siempre influenciada por el jazz para pieles de alma sensible.

“E eu que era tristedescrente deste mundoao encontrar você eu conheci o que é felicidade, meu amor.”

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies