Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Somos Droga
portada del disco Somos Droga

Auténtico órdago el que se echa Cabezafuego con su nuevo trabajo. Si bien en lo musical sigue la estela marcada en su anterior "Camina Conmigo" (Folc, 2014), en la presentación juega fuerte incluyendo un libreto con comics a cargo de una nutrida lista de dibujantes amigos: Mauro Entrialgo, Jorge Parras, Don Rogelio, Victor Aparicio ... Eso y la portada diseñada por Olaff (Los Caballos de Dusseldorf) pone a las claras que la propuesta del navarro va más allá del simple disco convencional.

Igualmente se ha rodeado de una cantidad importante de colaboradores que le han asistido en numerosas facetas. Primero la vocal, para lo que cuenta con Dan Wilson, Los Hermanos Cubero, Cristina Martínez (BOL, El Columpio Asesino), Rober! (Atom Rhumba), Jon Ulecia...

Propone el navarro pequeñas rutas psicodélicas, como la transitada, no sólo en "Visiones", sino en gran parte de las canciones, adapta delicias sonoras que retrotraen a su anterior trabajo ("Caramelos 6 de julio" o "Busco título") y hace gala del mismo humor ácido de siempre cuando emprende la marciana "Minueto del arribista". Espíritu similarmente anárquico al de Poch, por ejemplo, para combinar mil y un sonido y hacer canciones de letras que nunca habrías imaginado musicadas. Pero claro, ahí reside mucho del encanto de su propuesta, en la que además todo vale.

La dulzura con la que gestiona gran parte de "Busco título" se convierte, cuando decide poner todo patas arriba, en un carrusel sónico que probablemente sólo se explicaría tras un viaje lisérgico como el de los Beatles y sus campos de fresa. Una sensación que valdría para la práctica totalidad del álbum ¡Ah! como era de esperar decide hablar de los problemas a la hora de encontrar título en esta canción en la que, precisamente se repite la estrofa que utiliza para todo el disco.

Confesiones existenciales en "El suplente de los minutos basura" para no dejar de sonreir, uno de los momentos más sobresalientes ("Me he curado, ya no vivo en la puta calle"), que da paso a "Motorik boogalo", con krautrock a modo de latido y las relaciones con la vecina y sus gustos musicales dispares.

El universo de Cabezafuego es único, personal e intrasferible.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies