portada del disco Smoggin Your Mind

Se suponía que The Smoggers empezarían, como muchos otros grupos, midiendo sus fuerzas y capacidades con una maqueta como debut. Y sin embargo decidieron saltarse ese test previo y probar directamente con un disco; además yendo a Circo Perroti, o lo que es lo mismo, la meca analógica que tiene Jorge Explosion en Asturias. Con él y con Mike Mariconda al tanto de las cuestiones técnicas registraron el disco que supuso su bautismo de fuego.

Dijeron haberlo grabado sin expectativa alguna, con pocas pretensiones, garantizando las mejores condiciones de grabación para ver qué ocurría. Y lo cierto es que para tratarse de un disco de arranque, en el que probablemente se estén haciendo los primeros intentos por sentar las bases, el resultado final es de lo más interesante. Así debió de parecerle a Laureano, responsable del sello de Almería Clifford Records.

Suenan a un ritmo ligeramente menor a como lo harían en trabajos posteriores, quizás algo dubitativos, y las melodías vocales se depurarían enormemente en grabaciones posteriores, pero también se trata de un disco de arranque, en el que se sientan las bases de un estilo al que todavía le quedaría mucho recorrido. Aún así, "Smoggin Your Mind" (Clifford, 2011) constituye, por méritos propios, un disco bien interesante.

Tiene momentos de auténtico terciopelo, como por ejemplo "Waiting for your love", y por lo general predomina un aparente ejercicio de contención, sobre todo en comparación con el vértigo que llegarían a desarrollar en trabajos posteriores. "Reverb zombies" es sencillamente deliciosa, con algo más de surf-frat que de verdaderas monstruosidades psicóticas como podría adivinarse de su título.

No así "The loosing game",  que retrotrae a The Cramps en "I'm the fly" y que fue, junto a "Set me free", las dos canciones que The Smoggers recuperaron de recopilatorios previos. Esta última tiene su gancho en la atmósfera americana que parece embargarla y que construyen a partir de una armónica, sus guitarras de rock fronterizo y unos insinuantes coros de Ana.

"Silent spring" arranca con una percusión a la contra y y una guitarra quejumbrosa que da paso a un estribillo en onda pop-beat. Mimbres que, aunque posiblemente presentes también "She says: I don't care", languidecen ante la contundencia de una guitarra con más cuerpo de rock que de pop.   

Variedad de argumentos y todo por delante por demostrar. Prometedor debut de los andaluces.

 

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies