portada del disco Sin Conexión

Tras un cambio de discográfica de Hispavox a Magna y constantes entradas y salidas en la formación, Los Romeos -ahora Romeos a secas- nos entregan su último trabajo, un disco producido por Jesús Gómez. El caso es que tras la presentación del álbum Magna se niega a promocionarlos y a distribuirlos lo que desencadena la disolución de la banda.

Una despedida en la que el sonido cambia sustancialmente y se aleja de la “comercialidad” de sus primeros trabajos dirigiendo su propuesta a un camino más contundente y menos naif. “Emocióname” se acerca al rock con cadencia punk noventudo y la entonación de Patrizia a la que podemos disfrutar en Lula. En “Sin conexión” apreciamos que el camino a seguir es una contundencia próxima al metal melódico. Cada vez queda menos rastro de sus trabajos anteriores.

También tienen cabida los medios tiempos intensos como “Las dos caras”, sin duda uno de los mejores cortes del disco. La segunda mitad del disco se vuelve más predecible y el nivel de las composiciones baja substancialmente.

Estamos ante su trabajo más prescindible, la despedida de una banda que nos dejó un puñado de grandes canciones a lo largo de su carrera.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Carlos
Carlos
5 octubre, 2014 at 19:36

Pues yo siento discrepar, los dos primeros discos de Los Romeos, aunque buenos, tienen un sonido un tanto pueril; este disco me parece un giro interesante y que pocos sabemos apreciar, ese toque decadente que también muestra Christina Rosenvinge en su disco «Cerrado». Déjame caer es mi canción favorita de toda su discografía, casualmente uno de los temas más prescindibles de este disco (para mi) es Las dos caras

foto del usuario Carlos Tourís
Carlos Tourís
1 marzo, 2015 at 06:16

Regreso para reivindicar este disco, Los Romeos más naif me encanta, pero no sé por qué las canciones que realmente se me quedan son todas las de este disco, exceptuando «Las dos caras» (El señor Fernández Rego debe de ser mi némesis, o algo así), yo soy de la época Xabarín, por lo que los 90 para mi es todo color y alegría, pero estoy viendo que algunos artistas tienen una visión pesimista y cruda de su presente, también veo que ven la tecnología como algo decadente y no como un avance; ahí tenemos la visión pesimista de una depresión (Déjame caer) o de una derrota sentimental (Nada), una visión cruda (Me comeré tu corazón) o esa visión de la tecnología que también tenía la Rosenvinge en Cerrado con el «Que se siente» (En este caso el «Sin conexión»); después los temas más light tienen un sonido que a mi personalmente me atraen, como el sonido de una batería cruda con un punteo de guitarra dulce (Mi cielo) o esa canción más ligera pero con el mismo sonido (Estoy Aquí), o ese rock menos desgarrador pero igual de contundente, donde aún se nota ese tono gris de las letras (Mi sueño); y para cerrar esta maravilla mi canción favorita, una canción hecha sólo con dos guitarras, ni siquiera atiendo a la letra, simplemente me parece preciosa (Dentro de mi).

PD. Las dos caras me gusta, pero es la que veo menos cruda y más fácil de vender, pero me resulta olvidable comparado con el resto

Aunque a veces me asuste de lo petardo que puedo llegar a ser y las rarezas que escucho, tengo un lado muy oscuro que hace que canciones con alma oscura me atraigan inevitablemente

foto del usuario Carlos Tourís
Carlos Tourís
1 marzo, 2015 at 06:23

Me acabo de dar cuenta de que esa batería tan cruda que suena en este disco tiene un sonido muy parecido (Por no decir igual) al del disco «Mi pequeño animal» de Christina y los Subterraneos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies