Sevilla Blues

El álbum se abre con una página alegre, casi una zambra moderna que toma su título de una marca francesa de papel de fumar. Teclados voluptuosos y percusiones movidas dotan a esta pieza de una dinámica festiva que nos pone en materia. “Bolleré” serviría tres años después para el despegue de la carrera como solista de Raimundo Amador, que la ha mantenido como una de las referencias de su repertorio y llegó a interpretarla junto al mismísimo B.B. King.

Con “Arrajatabla” asistimos al primero de los muchos duelos guitarrísticos entre el flamenco Raimundo Amador y el rocker Manglis, un duelo en el que el resto de la banda procura no estorbar con la excepción del cantante Juan Reina, que por momentos se une al diálogo de los dos monstruos sevillanos de la guitarra.

“Locura de mi sueño” justifica la denominación blusera del titulo del LP, si bien es un blues que abandona pronto el Mississippi para bañarse en el Guadalquivir. Las voces aflamencadas andan un tanto a la deriva entre tantas aguas fluviales. Pero donde el blues tradicional alcanza sus cotas más altas es en el “Sevilla blues” donde reina la guitarra de Manglis y Juan Reina canta como un negro nacido en el barrio de Triana, poniendo el acento andaluz a la clásica estructura del estilo. También la guitarra española se suma al asunto en algunos momentos. Esos momentos cierran una excelente cara A, si hablamos en vinilo, pues también fue editado en casete y compact, ya que por aquel olímpico 1992 convivían en igualdad los tres soportes sonoros.

La cara B baja un poco el nivel, a pesar de abrirse con uno de los temas más emblemáticos y posteriormente imitados de este disco. La experimental “Soleá del Tío Raimundo” es una pieza de fusión sonora de alta escuela, aunque a veces algo difícil de seguir. Melodía y voces de flamenco para una envoltura donde conviven el funky y el rock. Buen intento, aunque la recargada instrumentación a veces apelmaza el sonido. También fusión, pero menos desarrollada y más limpia en “Qué mira Juan”, un tema netamente andaluz con un aire rumbero bien respirado por los cantantes. La guitarra de Amador vuelve a batirse ventajosamente con la de Manglis en cuanto ambos encuentran un resquicio en la melodía.

Ritmo rocanrolero en la sorprendente en estos brujos eléctricos. Una broma musical a la que se une el saxo de Jorge Pardo en la que Juan Reina define Arrajatabla: “estoy en medio de dos grandes brujos, estoy hechizado, no puedo escapar, son brujos eléctricos, flamencos eléctricos”. Un tema, en fin, imaginativo y poco valorado al lado de otros teóricamente con más enjundia.

También aires blues rock para el último tema del LP si bien no guarda la frescura del anterior y no pasa de ser un vehículo corrientito para el lucimiento de los guitarristas, especialmente de Manglis.

Este disco ha envejecido bien y ha servido de inspiración, a veces descarada, a los nuevos flamencos, que han encontrado aquí varias líneas a desarrollar, pues ante todo “Sevilla blues” es, seguramente sin pretenderlo, una propuesta de trabajo de cara a un futuro, siempre desde el puesto de vista de su año de edición, 1992.

 

 

 

 

 

Grupo:

Tras liderar  y poner su guitarra en...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

  1. Bolleré
  2. Arrajatabla
  3. Locura de mi sueño
  4. Sevilla blues
  5. Soleá del Tío Raimundo
  6. Qué mira Juan
  7. Los brujos
  8. Dame mil

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email