portada del disco Satélite 99

Normalmente los discos suelen reflejar etapas en la vida del cantante o banda de turno, reflejan sus emociones y sentimientos en un determinado momento, aspectos puntuales de su vida, etc. Pero este "Satélite 99" (Elefant, 1997) no tiene nada que ver con todo esto. Aquí nos encontramos con un disco intemporal cargado de una sinceridad tan franca que de verdad asusta. Es como un pequeño mundo en medio de la nada, etéreo e infinito él, en cuyo centro nos encontramos a la mismísima Ana D, ya que este mundo es su mundo.

Para poder llevar a cabo todo esto tiene una excepcional corte como banda de apoyo, donde nos podemos encontrar a Javier Corcobado e Ibon Errazkin, también en tareas de composición y producción, Susana Cáncer a los teclados y a Frank Rudow, componente de Manta Ray, Viva Las Vegas y La Jr, en las percusiones.

Los indicios de que estamos en un mundo paralelo comienzan con la preciosa portada que hizo Javier Aramburu y parece querer darnos la razón cuando al pulsar el botón de play de nuestro reproductor empieza a sonar una caja de música con las notas de la "Polonesa op.53", también conocida como "Polonesa Heroica", de Frédéric Chopin. Lo más curioso es que Ana apenas compuso ella sola un par de temas, la cuasi instrumental "Selenio 2034" y "Va el amor", pero esto no es óbice para que nos enfrentemos a uno de los discos más personales de los últimos años, ya que hace suyos tanto los textos de Javier Corcobado e Ibon Errazkin como de las múltiples versiones que nos encontramos en el disco. En este apartado nos encontramos con la maravillosa "Me quedo contigo", original de Los Chunguitos, "Todo comenzó", popularizada por Betty Missiego y "Más", adaptación de Armando Manzanero del tema "Ti guarderò nel cuore", que vio la luz en la película "Mondo Cane" (Paolo Cavara / Gualtiero Jacopetti / Franco Prosperi, 1962).

De un minimalismo aparente, a destacar la magnífica tarea en los arreglos de Ibon Errazkin, este "Satélite 99" tiene un ambiente entre bucólico y onírico, entre real e irreal, y de una engañosa inocencia, ya que Ana con esa voz austera e hipnótica es capaz de cantar como quien no quiere la cosa cosas como "no queda hombre en el mundo que sepa decir te quiero, ni de verdad, ni de mentira o en un sueño", en uno de los mejores temas del disco como es "Satélite 99", o "No sé cómo vivir sin suerte porque quizá mi muerte sea el comienzo de mi vida", en la festiva "Carnaval".

Del resto, destacar temas como "Los amantes" o la espacial "Galaxia", perfectos ejemplos de lo que nos podemos encontrar dentro del álbum, al igual que "Lo mismo que tú", ésta de una naturaleza devastadora. Finalmente vuelven a sonar las notas compuestas por Frédéric Chopin, pero ¿ha sido un sueño o es real?

Posteriormente nos dejó algunas perlas sueltas, pero Ana no nos ha vuelto a deleitar con otro largo; quizás porque ella ya no lo necesita, quizás porque todo lo que tenía que decir ya está dicho en este disco.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Isabel Espin_Isbell
Isabel Espin_Isbell
25 marzo, 2011 at 04:37

y en su beso se rompe el crepusculo del tiempo al susurrar una sirena te quiero en un sueño

este disco es precioso!!! reencontrarme con él ha sido maravilloso, gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies