portada del disco Rien ne va Plus

El título es suficientemente explícito. De nuevo el croupier Bartrina se saca un as de la manga y cierra el círculo de las grabaciones en estudio de Los Jets, retirados justo hace un año de los escenarios. Lo primero que nota el oyente es precisamente el exhaustivo trabajo de post-grabación que encierra este breve disco (diez temas con poco más de media hora de duración total). El sonido es absolutamente impecable y toda la sapiencia de estos cuatro ilustres veteranos se ve apoyada por el uso de lo último, o penúltimo, en avances técnicos. Especialmente el trabajo del sonido del bajo y la batería y el gusto por jugar con el balance de los canales es ciertamente de agradecer. Muchas horas de mezcla y efectos tienen aquí la recompensa de presentar un material pulido hasta el límite de lo posible.

Para este CD, Los Jets vuelven a retomar el formato cuarteto, prescindiendo en parte de la guitarra rítmica. Son Eduardo Bartrina (batería), Javier Lozano (teclados) y la incorporación de dos músicos históricos, colaboradores habituales de la banda y ahora miembros de facto como son Paco Laguna (guitarra) y Brian Locking (bajo y armónica). Cabe recordar que Paco fue el guitarra solista de Obús y Brian Locking, muchos años bajista de The Shadows.

En los discos de rock instrumental es crucial el papel de la guitarra. La apuesta de incluir en la formación a un guitarrista de pasado heavy es beneficiosa con creces y su guitarra se acopla perfectamente a este tipo de música tan distinto al que practicó en los 70 y 80. No nos hace olvidar a Michel Martínez, pero tiene momentos realmente memorables como el punteo de “Black horse”, contestado por el bajo. También hay que destacar ese rock and roll por la cara “Dandnuff and flat feet”, compuesto por el propio Paco, con un interesante órgano retro de Javier, dándole la réplica.  La pareja Eduardo-Brian se ha convertido en un grupo de ritmo reclamado para grabaciones fuera de nuestro país y su compenetración es fundamental para el sonido del grupo.

En cuanto al repertorio incluye algunos temas clásicos, que aún no habían sido revisados por Los Jets como “Calcuta” , “Raunchy” de Bill Justis o el más comúnmente conocido “Pipeline”. Aunque éstas serán seguramente las piezas más lamativas del disco, quiero fijarme de manera particular en algunos temas compuestos por el propio Eduardo. La elegante y melancólica “Mistic wine” hay que oírla varias veces para saborearla sin prisas. La cañera “Black horse” contiene una melodía pegadiza. “Midnight wind” me gusta menos, pero trae el aroma del viejo sonido de las grandes bandas instrumentales.

“Rien ne va Plus” (HMR, 2010) es un disco que lejos de estirar artificialmente la larga carrera de Los Jets, la completa con una serie de aportaciones interesantes. En suma, un buen disco para los amantes de la música instrumental y, sobre todo, para los amantes del sonido bien trabajado. Una última recomendación: Quien elija escucharlo, que procure hacerlo en un buen equipo de sonido para no perderse la riqueza de matices sonoros.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegaci├│n y una atenci├│n personalizada gracias a la informaci├│n estad├şstica que obtenemos tras analizar h├íbitos de navegaci├│n. Si contin├║as navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuraci├│n u obtener m├ís informaci├│n aqu├ş

ACEPTAR
Aviso de cookies