Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Quiero Bailar Rock & Roll
portada del disco Quiero Bailar Rock & Roll

El último viaje supersónico de Cucharada puede esencializarse como un coloque extraño; Teddy Bautista inyectó ritmos y programaciones disco a los rocambolescos cortes del grupo. Este guiño a la nueva ola de modernidad que pronto inundaría las sintonías españolas (después llamado plasticazo o Movida Madrileña) dejaría contrariados a los seguidores del grupo que no asimilaron bien este viraje, y otros pormenores ciertamente ridículos les enfrentarían con la SER a la hora de radiar sus nuevas propuestas (aunque esto no era para nada novedoso, la SER tenía por entonces votos de clausura incomprensibles).

Empieza a sonar "Quiero bailar rock 'n' roll" (Tena), tema muy consistente y que deja sin respiración. Éste se desarrolla sobre una base de rock trepidante aderezada por sintetizadores y programaciones con toques setenteros. Guitarra, tambores y contrabajo suceden su protagonismo en los arreglos a medida que la letra apunta su necesidad en cualquier música rock. Lo que trajo cola y disgustó a los todopoderosos radiooperadores fueron las siguientes líneas: "...no quiero hablar de arte, ni de otros temas importantes, no me preocupa la cultura, ni tampoco la literatura, no me interesa la pintura ni mucho menos la escultura..."; visto desde hoy la cosa hace enrojecer a cualquiera y denosta las escasas luces de los programadores musicales. Y es que en realidad lo único que se apuntaba aquí era a que la verdadera cultura en marcha de entonces la desgranaban las composiciones de valerosos y creativos grupos como éste, y que por otro lado la recepción cultural de tiempos precedentes carecía de veracidad y continuaba estando politizada y falseada según intereses y coyunturas.

Respecto al último tema de Cucharada "La cajita de música" (A. Molina - J.M. Díez) es una composición instrumental con un ritmo naïf basado en armónica y punteo de guitarra, con cierto influjo nuevaolero en los teclados y la preponderacia del bajo.

Y estos es todo amigos, con su habitual mal sino se desintegraron los Cucharada. Tras de sí dejaron cortes de respiración, bufonadas con una valiente y acertadísima crítica político-social (aún danzantes en nuestro nebuloso horizonte) y unos directos que con tétricos medios y un derroche de creatividad contagioso dejarían temblando a muchos de los grupitos de la actualidad. Siempre del lado de los marginados, siempre llegando hasta el final de la utopía merecieron más apoyo y confianza pero la autenticidad nunca llueve a gusto de la mayoría. Lo importante es que este náufrago grupo ha hecho vibrar a uno nacido en el 83 prestándole "sin recargo": ácida visión de la sociedad, mucho sentido del humor y del ridículo y sobretodo un enloquecido rock urbano.

¡Viva pues, Hermanos, el Rollo con Lengua de Cucharada!

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies