portada del disco Que Borde Era Mi Valle

Huapachá Combo sigue fiel a su particular estilo que ya había definido en su primer álbum: “Alta Sociedad” (Belter, 1981). Si en el citado LP ponía bajo su particular objetivo  las formas clásicas de la música popular, aquí se centra de forma inmisericorde en los gustos musicales de la época, ironizando sobre el tecno-pop en “Tengo una muñeca”, el rock gótico: “El fantasma del Vallés”, la salsa en “El ácido” con una letra cargada de segundas intenciones; o a la canción melódica de inspiración religiosa: “La plegaria”.

No todo son referencias a sus contemporáneos. También encontramos llamadas a los recitativos clásicos de óperas o zarzuelas como la difícilmente clasificable: “Prunés & Nuriette”, a los temas romanticones y seudoeróticos, en plan Manolo Otero, como “Balade du bistec” o al blues del delta (del Llobregat) en la inefable “Nuevo boxifloruro clorosibemol”, también con una letra para no perdérsela y un final  inesperado. Cierra el disco una particular lectura del tango: “Yira, yira”.

Se notan influencias del music hall y del teatro musical. En algunos temas se acercan a lo que hacían gente como Orquesta Mondragón o a la mordacidad musical de Desde Santurce a Bilbao Blues Bland.

Dejo para el final “El candidato”, un tema de plena actualidad (también ahora) en el que pasan por su particular piedra a todos los aspirantes a poltrona política con sus mentirosas promesas preelectorales.

“Que Borde Era Mi Valle”, segundo larga duración de la banda, demuestra la evolución musical del grupo, que ha ganado en su realización vocal, con un humor más intelectual y que sobre todo en el aspecto instrumental presenta una elaboración muy cuidada. Los arreglos están muy trabajados, el papel de los vientos ha ganado en presencia y cohesión, la guitarra suelta la mano en algún solo interesante y los teclados y sección rítmica tienen un papel comedido y efectivo. En ese sentido es un trabajo más serio que el precedente, aunque menos directo para el oyente. Si el anterior nos llevaba a toda velocidad a un baile de verbena, éste merece la pena saborearlo para ir descubriendo detalles.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies