Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Puzzle
portada del disco Puzzle

Pasan nueve años entre “18º Sábado Amarillo” (Victoria, 1987) y el retorno con este “Puzzle” (Al.leluia, 1996).Carlos Estrada analizaba sin desperdicio en el fanzine Ansia de Color allá por noviembre del 88 la situación de la banda y de la escena musical que les tocó vivir: “Aquellos exploradores de campos estroboscópicos, como nos llamaron una vez, tuvieron miedo de lo que descubrieron: que no, no estaban en 1966; que la gente prefiere canciones que hablan de gaviotas en lugar de canciones que hablan de moscas; de soltarse el pelo en lugar de dejárselo crecer; o de irse a Nueva York con la botella de Fundador en lugar de irse a dios-sabe-dónde con un frasco de setas en formol; y que sobre todo, por primera y última vez, estaban cansados y decaídos de verdad...”.

Estrada y Morató quienes nunca arrojaron la toalla se asocian con Albert Ramírez -voz, guitarra y teclados- para dar forma a estas once canciones en las que la banda no pierde su esencia sino que incluso gana dinamismo como deja claro “Esencia de trementina”, el corte inicial.

En cortes como “Parque portugués” dejan entrever una cadencia folky y sixty armada con guitarras acústicas y suaves coros. Pero todo cambia cuando llega la psicodelia de “Los chicos de la calle del humo”, los exploradores de campos estroboscópicos vuelven a viajar a los 60 y a entregarnos una joya atemporal para que la guardemos para siempre en nuestro corazón. Esa vertiente psicodélica también aparece potenciada en “El color de mis pesadillas”.

Su poética oscura, romántica y surrealista llega con “La trastienda del fiador” y el pop preciosista con espíritu americano con “Paseo del Edén” e “Historias que solías contar”, intimismo cargado de energía y elegancia.

El tema más largo y experimental del disco es “Puzzle”, tintes acústicos que por momentos se acercan a los Byrds y en otros se adentran en las sombras más oscuras. Cierran con los apenas treinta segundos de “Zebra”, una psicoletanía en la que no pierden el humor.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies