portada del disco Por la Calle de la Amargura

Qué gusto disfrutar de la hiperactividad de Antonio Galvañ. El autor murciano nos tenía acostumbrados a esperar, pero en los últimos años, con la publicación de dos discos y un recopilatorio, hemos tenido material de Parade con una frecuencia pasmosa.

Esta vez, y ya estaba tardando, le toca el turno de aportar su granito de arena a la colección de canciones de amor de su sello, Jabalina. Editado en vinilo, sigue las mismas directrices que sus predecesores en la colección: tres temas alrededor del amor, incluyendo una versión. En este caso Galvañ pone todas sus energías en la otra cara, el desamor, con canciones que van desde el desasosiego más absoluto al cabreo y la guerra conyugal.

Comienza como una apisonadora con “Por la calle de la amargura”, un corte que podrían haber cantado perfectamente The Ronettes, y que recoge la esencia de las producciones de Phil Spector de manera magistral. Un nuevo traje en su carrera, el del pop soul sesentero, que, como no podía ser de otra manera, no se le resiste a Parade.

“Corazón Sioux” es una bomba guerrera, basada en programaciones salvajes y tribales que serviría como una actualización de aquel “Amor Apache” de Gloria Trevi. Una letra sencilla, repetitiva y eficaz, que en menos de dos minutos deja con ganas de más.

Cierra el single una versión de Violeta Parra, “Maldigo del alto cielo”, uniéndose a Single (que hicieron “Gracias a la vida”) en la reivindicación de la cantautora chilena. Una letra terrible sobre el desamor, que le viene que ni pintada a Antonio Galvañ para sacar toda la artillería melodramática de un piano omnipresente y unos arreglos minimalistas y efectivos.

No se puede aventurar si esta entrega es solo un experimento puntual de Parade o un primer contacto para explorar nuevas vías de expresión, como las percusiones tribales, el soul de los 60 y las voces dobladas y más pop que nunca (de hecho,su voz está sufriendo un Benjamin Button, pues cada día que pasa parece más joven), pero lo que sí podemos afirmar es que, de momento, parece que hay Parade para rato y que, como siga así, nunca llegará el día que decepcione.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies