Poligamia

“Poligamia” (Warner, 1995) siempre será recordado como el disco que contiene el mayor himno de la banda -con permiso de “Años 80”-, “Promesas que no valen nada”. Un disco que muestra una clara evolución en el sonido del grupo, los desarrollos dejan de ser tan previsibles y poco a poco los efectos y los samples comienzan a inundar sus canciones, la mano en la producción de Juan Luis Giménez de Presuntos Implicados les ayuda a aclarar las ideas y acercarse al sonido deseado. También cuentan con la colaboración de los ex-Duncan Dhu Mikel Erentxun y Diego Vasallo en “Tu perro guardián”.

Se trata sin duda de su disco más rockero y contundente, algo que queda patente en el corte inicial, “Reality show”, tras un zapeo rápido en el que tenemos la oportunidad de escuchar a María Teresa Campos haciendo periodismo de investigación, unas guitarras afiladas y la voz de Iván Ferreiro más rabiosa que nunca nos dejan claro de que va la cosa. El siguiente corte, “El mundo de Wayne” -su título hace referencia a la película “Wayne’s World” (Penelope Spheeris, 1992)- tiene una clara vocación festiva y comercial, un ritmo pegajoso sí, pero peca de ingenua y si no hubiera sido incluida en el disco tampoco hubiera pasado nada.

Mi tercer pie” trae la intensidad y la locura, un estribillo eficaz y una de sus mejores composiciones, “Y ahora el mundo se acaba para mí / no estoy ni lleno ni vacío / quiero y no quiero, tengo y no tengo / y me siento tan vivo”. El cuarto tema merece una mención especial, “Promesas que no valen nada”, se trata sin duda de una de esas canciones que huelen a clásico desde el primer momento, una de esas canciones con un brillo especial por las que parece que el tiempo pase de largo y que elevan el listón de un disco por lo general bastante irregular. El corte marcó un antes y un después en la trayectoria del grupo, posiblemente sin ella nada hubiese sido igual.

Condenado” y “Kina” son dos medios tiempos que vuelven a recoger tics de hype con vocación de superventas, dos cortes que naufragan en desarrollos evidentes e insustanciales. Para despertarnos del letargo recurren al “Dime que me quieres” de Tequila. “La sal” es un desnudo emocional que destaca por su compleja sencillez, los sonidos acústicos y el brillo del sol nos recuerdan que “es la lluvia que cae por tu cara la que no me deja pasar”.

Cierran el álbum los aires experimentales aliñados a base de psicodelia de “Viviendo en el modo D”, demasiado artificio para tan poca cosa.

Grupo:

Los Piratas se movieron a lo largo...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

CD 1

  1. Reality show
  2. El mundo de Wayne
  3. Mi tercer pie
  4. Promesas que no valen nada
  5. Tu perro guardián
  6. Condenado
  7. Kina
  8. Loco
  9. Sintiendo calor
  10. Dime que me quieres
  11. La sal
  12. Suso Martínez Romero
  13. Viviendo en el modo "D"

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email