portada del disco Piromanía

Entrega de cuatro canciones que venía a certificar que la nueva etapa de MG15, superadas las espesuras metálicas de "Clon" (Walkiria, 1997) volvía a la senda de la dureza alrededor del hardcore y D-beat.

De pegada dura, con pocas concesiones, en parámetros similares a la que sería también tiempo después el regreso de Último Gobierno, los de Nerja componen latigazos que son como rodillos arrasando el terreno que pisa.

Si el tono cromático general de la banda transcurrió principalmente entre el blanco y el negro, en este caso todo gira en torno al naranja y el calor del fuego. Fuego con el que se arde como vía de salvación ("Piromanía") o que las aspas de hélices arrojan desde el mar. "Hélices" está compuesta como poesía en la que se mezclan aves, ángeles, agua, sangre, el fuego celestial... Punk extremo y letras crípticas de destrucción.

"Apilemos los restos de aquellos que desde el principio de los tiempos sucumbieron en el nombre de los credos, banderas, colores, pensamientos / Apilemos sus restos, todos ellos en torres de vergüenza y de miedo / Habremos construido la escalera, escalera de huesos hasta el cielo"... "La escalera" aúna quizas como pocas canciones del género tanta rabiosa desolación expuesta ante la estupidez destructiva del género humano.

"Furia, máquinas, destino", el corte con el que se cierra el disco es quizás el que más guiños haga a otras tendencias de guitarras duras y correosas.

A mi juicio una muy buena señal acerca de las intenciones reales de un grupo mítico en su segunda juventud.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies