portada del disco Pequeñas Puertas que Se Abren y Pequeñas Puertas que Se Cierran

Tras sus viajes compartidos, Manta Ray vuelve a su camino en solitario con “Pequeñas Puertas que Se Abren y Pequeñas Puertas que Se Cierran” (Astro, 1998), un álbum concebido casi a golpe de misterio cinematográfico, pues todo en él está entrevisto, desde su arte -la foto de la cama del interior del digipak, la puerta de la portada que da a la habitación verde- y, por supuesto, su música, en la que este aura de intriga se consigue con dos importantes refuerzos. El primero, los silencios y el volúmen, caso de “Suspicion” o “Sad evil eyes” -atención a esta pieza, pues en la contraportada aparece titulada como “Sad eyed evil” y de la otra manera en los meta-datos del archivo del CD-; la otra, la incorporación del theremín en la creación de atmósferas. El álbum es todo un reto, casi policíaco, en la que el peso de lo cerebral frente a lo emocional descolocó a los más comodones.

A pesar de ello, este “Pequeñas Puertas…” suponía la demostración de que Manta Ray no iban a ir por el camino fácil. De todos modos, el álbum contiene muchos momentos, digamos, más accesibles para el aficionado medio que el anterior. Así ocurre con “O.F. king”, un single en toda regla, o “Sandun”, una especie de sintonía jazzística enmascarada con psicodelia a base de samplers, que en el álbum se usan y aprovechan con astucia. De hecho, el mismo se abre con uno de Maria Callas casi irreconocible. A esto sumamos la colaboración de los componentes de Come, Chris Brokaw en la guitarra de “Smoke” y la ya mencionada “Suspicion” y Thalia Zedek cantando junto a José Luis en “Stars in your eyes”. El colofón lo pone “Sad evil eyes”, casi el punto de encuentro de este y el anterior álbum, en el que la energía acaba por no controlarse y se dispara para acabar tras unos segundos de absoluto silencio que deben entenderse igualmente como parte de la pieza; en directo se hacía aún más intensa si cabe.

El álbum más claramente post-rock de Manta Ray, en el que sin embargo ambas palabras se subrayan por separado: Más allá del rock, pero con la energía, la crudeza y la solvencia del rock. Un puñetazo en la cara incluso de sus propios fans. Para que aprendan.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies