portada del disco Parade en el Estudio Ghibli

Parade, fiel a su estilo y a su gusto por las constantes referencias de libros y películas, no busca en esta ocasión jugar con el oyente al viejo juego del ratón y el gato. No hay referencias rebuscadas ni dobles sentidos; claramente se inspira en algunos éxitos del estudio japonés Ghibli, que desde hace décadas maravilla a niños y mayores con su mundo mágico.

Totoro” hace referencia, por supuesto, a “Mi Vecino Totoro” (1988) de Hayao Miyazaki, evocadora y magnética busca humedecer los ojos y la memoria, transportándonos a la época en la que éramos niños, en la que esperábamos al gatobús. Más juguetona se presenta “Shizuku” referencia clara a la protagonista de “Susurros del Corazón” (1995) de Yoshifumi Kondo.

Sigue intentando recrear el ajetreo de la casa de baños donde van a relajarse miles de dioses en “Chihiro”, inspirada en la exitosa “El viaje de Chihiro” (2002) de Hayao Miyazaki. Cierra “Rosso”, un recuerdo al cerdo aviador “Porco Rosso” (1992) de Hayao Miyazaki, en el que toman protagonismo el sonido de los motores de avión y las armonías vocales que acompañan muy bien a la voz principal.

Ahora bien, como dicen que lo poco aburre y lo mucho cansa, ¿dónde se queda este disco? Se me antojan muy pocas canciones y no termino de meterme en la atmósfera (lo poco aburre) y además el sonido es demasiado dulzón (lo mucho cansa); quizás le hubiera venido bien tener más canciones de la misma temática (Ghibli hizo, a fecha de publicación de este trabajo, diecinueve películas) y, para evitar una subida de azúcar mortal para los que padecen diabetes, quizá buscar un sonido más ecléctico para que no suenen todas las canciones a bizcochos y miel. ¿Exagerado? Tolkien, las leyendas artúricas y las sagas de héroes vikingos han inspirado discografías enteras de bandas de power metal (repasen los trabajos de Blind Guardian, por poner un ejemplo claro si no me creen, y me cuentan). ¿No podría el estudio de Miyazaki y Tanata inspirar un disco más ambicioso?

En cualquier caso, el resultado del experimento de Parade puede servir para despertar la curiosidad de la multitud de fans con los que el estudio de animación japonés cuenta, entre los que por cierto yo me encuentro. Juzguen ustedes.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies