portada del disco Palmera

Cuando Palmera afronta este trabajo, que resultaría ser su disco más importante, es ya un grupo experto, con casi siete años a las espaldas, primero como Eructo del Bisonte y a partir de 1980 con este arbóreo nombre.

El conferir a este disco el mismo nombre que el grupo, produce hoy, en el abismo temporal, una cierta confusión, pues los dos long plays de la banda tinerfeña llevan el mismo título. Van a hacer su LP más comercial, volviendo la vista al bueno y viejo rock de sus primeros tiempos y sacándose de la manga un excelente “¡Qué pena! en el que demuestran lo bien que saben marcar ese ritmo. La segunda canción es un personal slow muy bien interpretado por Daniel Pacheco y con algún toque orquestal titulada “De niña estaba mejor”.

Pero si por algo se recordará este álbum es por su tercer corte. “Devuélveme la llave de la moto y quédate con todo lo demás”, repite el compungido cantante bien secundado por el punteo de guitarra y una sección rítmica que suena mejor que nunca. El sencillo con este tema como estrella va a venderse muy bien y va a conseguir sacar a Palmera de ese cuasi anonimato que ha habitado durante demasiado tiempo.

Además de los tres temas anteriores, seguramente los mejores de este buen disco, esta vez en sencillo encontrar otros destacables. “Piénsalo bien” en la que la inclusión de vientos y una línea de bajo insistente y saltarina van a inocularnos un buen chute de ritmo en vena. El guiño beat con un punteo de los más sesentero de “Ábreme la puerta”, un tanto estropeada por unas voces descontroladas y con dificultades para adecuar las sílabas a la melodía. La magnífica guitarra y la incisiva voz perfectamente ajustada a la letra cabreada de “Que mala suerte”, un tema comercial donde los haya y que nadie vea en esta pretendida comercialidad algo peyorativo, sino, al contrario, una cualidad.

En el otro plata de la balanza musical, algún tema prescindible y sosote como “Ella”. En todo caso, un LP bien hecho con muchos más pronunciamientos positivos que negativos, del que se extrajeron los dos sencillos más vendidos y recordados de Palmera, que lamentablemente no tendrían continuidad.

Dejo “Devuélveme las llaves de la moto” para ser escuchadas en su 45 rpm correspondiente. Uno de esos temas que, al margen de su pertenencia a un LP, son sobre todo temas de single e incluyo tres canciones menos conocidas que espero constituyan un agradable descubrimiento para los fonotequeros.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies