portada del disco Non Stop

De este disco entre Estados Unidos y otros países americanos se vendieron en torno a medio millón de copias y eso, moviéndonos en números de Julio Iglesias supone casi un fracaso. No es mal trabajo; sin embargo, esta vez pinchó en hueso en su apuesta por el jugoso mercado norteamericano.

El disco comienza con un himno lento y solemne firmado nada menos que por Barru Mann, que tantos hits firmó en los años 60. Los viejos conocidos Renis y Testa, también reliquias de los 60, proporcionan su "Never, never, never", que con su título original de "Grande, grande,grande", Julio ya había grabado la década anterior.

En España se editó en CD y se extrajeron varios sencillos,pero casi la única noticia que el gran público tuvo de este trabajo se redujo a la canción "My love", grabada junto a su autor Stevie Wonder, en aquellos momentos máxima figura mundial.

Otro tema que se escuchó fue "Ae, Ao", una especie de canto tribal de reminiscencias africanas con cambios de ritmo acusados y con una instrumentación tan rica como confusa. En este disco la producción corresponde a Humberto Gatica y no al habitual Ramón Arcusa y esa puede ser una de las claves de que no funcionase del todo bien.

En los siguientes años Julio, un tanto escarmentado, volvería a abrazar la música latina y añeja que tantos dividendos y alegrías le había dado y no volvería a los temas en inglés hasta bastante tiempo después.

Compartir

1 2 3 8

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies