Miedo

El debut discográfico de P.V.P. se grabó entre enero y febrero de 1982 cuando aún no había acuerdo con ninguna discográfica para editarlo. Sin embargo, el responsable de los estudios Sonoland en los que trabajaron, Raúl Marcos, quedó convencido con la música del cuarteto madrileño y aceptó ser director y productor musical, afrontando el proyecto como inversión personal a recuperar tras las ventas futuras.Quien aparece en los créditos como ingenieros de sonido son Santiago Coello y Ángel Gil.

El diseño de la portada quedó en casa, como muchas de las cosas que hizo la banda en su primera etapa, ya que la realizó Gregorio Valmorisco, padre de Juanjo, cantante y guitarrista del grupo, dedicado al mundo de la publicidad. El dibujo representa un bunker flanqueado por alambrada de espino, toda una declaración de las intenciones de la banda. Canciones con las letras conteniendo la carga justa de menciones a conflictos bélicos, paro y delincuencia juvenil, mentiras y control social.

Lleno de matices diferentes, abundan, sin embargo, los momentos en los que se dejan llevar por su querencia a los tonos más oscuros, firmes seguidores de todo el afterpunk británico que tan en boga estaba a comienzos de los 80. No sería exagerado, por ejemplo, ver la tensión propia de Killing Joke y su «Money is not our God» en la columna vertebral de «Spy«. P.V.P. componen de manera sobresaliente a base de esa oscuridad, juegos de coros acompañando la voz de Juanjo y muy buenas guitarras, atmósferas densas para dar el tono justo a una historia de claustrofobia oscuridad.

Igualmente «Sólo para ti«, que aparenta ser alegato contra tejemanejes discográficos, tiene el tono oscuro que le da un comienzo igualmente como de Killing Joke y un final que evoca al «Bela Lugosi’s dead» de Bauhaus.

Pero la de los madrileños era una propuesta de corazón rockero, que jugaba con las dos guitarras que tenía la formación para entrelazar sólidas bases propias de una banda de barrio en aquel Madrid de comienzo de la década. «Tacón y cuero«, con letra de Manuel Valmorisco, el hermano de Juanjo, y que luego seleccionarían como cara B del sencillo «Miedo» (Belter, 1982), es un buen ejemplo en el que apreciar la importancia de esa componente callejera.

El disco está lleno de guitarras sólidas, que no tienen problema en mostrar sus capacidades en solitario y que pueden sonar si hace falta (efectivamente) a los Clash del «London Calling» (CBS, 1979). El propio «Miedo«, que abre y da título al disco, con sus sirenas, urgencia y desasosiego podría interpretarse como una composición libre inspirada a partir del mítico tema de los ingleses. Guitarrazos propios de la década de los 80 y unas letras de profecías, holocaustos y apocalipsis. De igual manera, las guitarras de «Ah, ah, ah» podrían tener su refencia en las de Mick Jones.

También «Sector 36-K 12» rezuma la desolación y agobio de un escenario post-nuclear con el último hombre tras el apocalipsis, apoyándose incluso en efectos de sirenas y radiación. Fluye con dificultad para acrecentar esa sensación de malestar aunque termine evolucionando a maneras más pop con momentos que también se pueden encontrar en Los Burros más primigenios.

Con todo, reducir el tono general del disco a unos pocos registros llevaría a error, porque si algo le criticaba el propio grupo a este trabajo de debut es su posible dispersión en sonidos diferentes: «El coche de la Plas«, que terminaría siendo uno de los temas emblemáticos del grupo es puro ska, sonido Madness mezclado con ese ambiente del momento que podrías encontrar también en Ejecutivos Agresivos. La misma «Tacón y Cuero«, elegida antes al hablar de esa vena rockera de la banda incluye aires isleños, casi jamaicanos en algún momento.

P.V.P. entronca con la originalidad y ganas de elaborar un estilo propio a base de guitarras y tonos negros de T.N.T., Polanski y el Ardor o Alphaville, por centrarnos exclusivamente en la misma época, y que, a mi juicio, propuestas que valen para justificar con creces ese preciso momento musical. Su disco de debut resultó más que sobresaliente, y, de no haber llegado «Las Reglas del Juego» (21 Records, 1984), hubiera sido sin duda, su mejor disco.

Grupo:

Pocas son las antologías de lo que...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

  1. Miedo
  2. Ah, ah, ah
  3. No puedes no quieres
  4. Mentir
  5. Sólo toco para ti
  6. Sector 36-K12
  7. El coche de la Plas
  8. A casa en coche
  9. No soy tu diversión
  10. Tacón y cuero
  11. Spy
  12. Descontrol

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email