portada del disco Mi Colección

Como si de justicia poética se tratase, veinte años después de ese excelso mini-LP y sin ninguna premeditación, Kikí d'Akí lograba sacar por fin un LP, con siete inéditos de la última etapa compuestos por Sergio López de Haro, cuatro de las cuales -"Quiero verte llorar", "Dr. Livingstone", "Una locura" y "Es tan fácil"- aparecerán incluídas en su versión maquetera en la reedición en CD que Nuevos Medios hará del "Kikí d'Akí" (Nuevos Medios, 1984) en 2005; dos nuevas también de él ("A veces" y "La televisión"), y otro par de temas del Zurdo, con cuyas composiciones Jose siempre ha afirmado sentirse muy cómoda e identificada. Además, como guiño al pasado, se regraba precisamente "El futuro" para la ocasión.

Comienza el disco con una canción que va a ser totalmente indicativa de lo que aquí nos vamos a encontrar: despedidas. Algunas tristes, como la que abre el disco o como en "Abril", otras que han sucedido hace ya mucho tiempo y se recuerdan con saudade -"Siete años"- y otras casi motivo de celebración o al menos de optimismo. Amargo, pero optimismo, al fin y al cabo. Optimismo ante el nuevo futuro que se abre ante nosotros, pues como bien se suele decir, toda despedida es preludio de algo por venir.

Entre el puente entre el pop nuevaolero de su primera etapa y la melancolía madura de la nueva, reforzada con una austera y sobria producción (en ocasiones algo gris), canciones que fluyen de una manera natural como "Mi colección" o "Es tan fácil", de pop amable, dulce y saltarín alejadas totalmente de cualquier gravedad. Es el caso de "El color de los días perdidos" del Zurdo y sus vientos ensoñadores.

Para el que suscribe estas líneas, lo mejor del lote (de entre lo desconocido) queda para el final: la dramática y mágica "A veces", una de las nuevas composiciones de Sergio, y "Una cicatriz", que quizás merezca mención aparte: pop maduro y rebosante de personalidad al más puro estilo Vainica o Cecilia, del que tanto se echa en falta en nuestras fronteras y, claro está, una lírica a la altura.

Si ya simplemente el hecho que supone la vuelta de Kikí a la actividad musical debería ser motivo de alegría y festejo, lo es más aún por la forma en que se efectúa: con todo el mimo de Siesta, de la mano de Ramón Leal y un buen elenco de músicos encabezados por Mario Gil (La Mode), y, sobre todo, con una buena colección de canciones. Un buen puñado de felicidad.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario L.S. Daniel
L.S. Daniel
23 junio, 2010 at 12:28

Cuando salió el disco me tenía absolutamente obsesionado «Quiero verte llorar». Pero vamos la emoción de que regresase el proyecto 20 años después lo podía todo. Una absoluta maravilla.

foto del usuario PVC
PVC
23 junio, 2010 at 23:29

GRACIAS GRACIAS por este descubrimiento. No conocia KIKI d’Aki y estoy impresionada. Me encanta!!!! Quiero verte llorar es increible!!!

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
24 junio, 2010 at 01:32

Gracias a ti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies