Material Defectuoso

Siguiendo su filosofía de hacer la música que ellos quieren en cada momento, Extremoduro saca al mercado su "Material Defectuoso" (Warner, 2011).

El disco sigue de alguna forma la línea de su anterior trabajo "La Ley Innata" (DRO, 2008), buscando ese espíritu de rock sinfónico y progresivo que ya tocaran con bastante acierto anteriormente; pero con la particularidad de que la banda ha anunciado que no habrá ni videoclip, ni entrevistas, ni gira. No sé si quieren quedar como artistas independientes y músicos puros o como huraños y desagradecidos con los fans, allá cada cual que saque sus conclusiones. Todo apunta a que es la respuesta del grupo a una imposición de la discográfica, su forma de echarles un pulso.

Abre el disco con la algarabía y el júbilo de "Desarraigo", tema con estribillo pegadizo y bastante movido. Sigue "Mi espíritu imperecedero", de corte parecido a la anterior, pero quizá más profunda, troquelables de guitarras y un ritmo agridulce. Robe vuelve a mostrarse solitario y desengañado con el amor: "El diablo me visita, y cada noche / marchita el jardín con su anarquía, / y en mala compañía / me deja a mí conmigo a solas… a solas / regalé mi alma imperecedera / ¿para qué?  Para que nunca más me duela / ¿Y ahora qué? Ahora coloco las aceras / ahí al fondo de la calle jefe queda un sitio…"

Entra con fuerza "Otra inútil canción para la paz", ya con un ritmo más pausado y protagonismo para un melancólico saxo y unas desafiantes guitarras que hacen la réplica a un Robe gruñón: "pide un deseo / quiero cambiar este mundo tan feo". Rematan la canción con una exposición del riff principal (muy funcional, por cierto), acompañándolo de letales triples mortales de saxo y guitarra.

Sigue el Robe más íntimo y personal en "Si te vas…" vuelve el Robe letrista, el Robe poetastro , el que ha encontrado a un ángel en la tierra: "Se le nota en la voz por dentro es de colores / Y le sobra el valor que le falta a mis noches / y se juega la vida… / siempre en causas perdidas / Ojalá me la encuentre ya entre tantas flores / Ojalá que se llame amapola, que me coja la mano / y que me diga que sola no comprende la vida no…".

Acompañan las sentidas guitarras de Uoho, punzantes e hirientes, y le adjudican arreglos de cuerda que le dan un aire más melancólico.

Debo confesar que a servidor se le pusieron los pelos de punto con "Tango suicida", un constante toma y daca de rock acompasado (e incluso atangado) con momentos de los que nos regalaban en discos de antaño, momentos de sonido 100% Extremo, por momentos Robe nos hace retroceder 15 años en el tiempo, con una melodía desafiante y una letra transgresora: "Anda y cuéntale a tu diosecito que aquí huele a mierda / Y dijo Judas “sólo necesito un trozo de cuerda”.

Cierra el disco con "Calle Esperanza SN" una pieza de retales sinfónicos, Robe canta a susurros con arreglos orquestales de fondo y de nuevo con unas excelentes guitarras, en una canción de melaza y whisky; poniendo un broche agradable y bucólico al disco.

Extremoduro ya no son tan cañeros, pero es que tampoco se muere nadie si no lo son. Ahora se reafirman en una nueva identidad creativa, subrayan su madurez como músicos y compositores en 43 minutos emocionantes, hermosos y llenísimos de talento. Está por ver si los fans aceptan de buen grado este cambio de actitud de la banda, cambio que tras dos discos de factura similar ya es un hecho, lo cierto es que han madurado y no lo han hecho sacando discos clónicos, ahora son otra cosa. Y eso, a mi modo de ver, está bien.

Grupo:

Extremoduro-, Roberto Iniesta-Extremoduro, tanto monta monta tanto....

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

CD 1

  1. Desarraigo
  2. Mi espíritu imperecedero
  3. Otra inñtil canción para la paz
  4. Si te vas...
  5. Tango suicida
  6. Calle Esperanza SN

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email