Maravillas del Mundo

La primera semana de julio de 2014 fue la fecha que se reservaron los granadinos de La URSS para grabar en los estudios Tigruss en Gandía. Luego Ramón Moreira lo masterizaría en Madrid, en DGR Sónica.

Concebido «para el recreo y la higiene moral de las gentes del mundo«, según reza la información de la contraportada, presentan el disco con un montaje de vírgenes superpuestas para la portada, gimnasia sueca con filas de crías con los brazos en cruz detrás y bailadora flamenca en la hoja interior. Todo ello para montar el estado anímico adecuado desde el primer momento en lo que respecta al diseño, un apartado siempre sobresaliente en los trabajos de La URSS.

«Nunca entendimos por qué los esclavos llamaron música al ruido de sus cadenas«… Sería injusto considerarlos como pioneros en esto de llevar poesía a las letras de canciones punk (ya lo habían hecho hace mucho desde latitudes similares T.N.T o Lagartija Nick), pero lo cierto es que La URSS llevan volcados en ello desde hace tiempo, en un estado de ánimo o de forma envidiable. En este «Maravillas del Mundo» (La Corporación, 2015) componen una lírica que roza lo sacramental, con temas con cuerpo y armazón de oraciones, en las que proliferan crucifixiones, la fe esclava a estatuas de rostro sufriente, y sobre todo cantos a la redención tras la destrucción e inmolación. Hay movimiento entre las ruinas una vez quemado todo, el Sol iluminará por encima del cadáver de la humanidad una vez destruida ésta y la sombra de las cruces de sacrificio mostrarán el camino a seguir. Eso o las mismas llamas se encargarán de mostrar el horizonte, el futuro, al que se llega a pasos que agitan el polvo y lo levanta sobre el suelo.

Si en su trabajo anterior eran las cosas muriendo las que hacían ruido, en este caso es el alma al partirse en mil pedazos. Especialmente acertados en ese sentimiento poético, donde se muestran sin embargo arrebatadores e irresistibles es cuando levantan himnos de la intensidad de «Ataúdes de plástico«, «Manifiesto futuro» o «Pasos que agitan el polvo«. Hechuras de banda grande que sabe dotar de épica a sus canciones, con bajo en primerísimo plano, guitarra doliente o cortante y una batería que llega a todas partes. Suenan mejor que nunca.

Si el acercamiento a la raíz flamenca puede no extrañar a partir de los esbozos de aquel «Andalucía maldita» de «Sonidos de Un Derrumbe» (La Corporación, 2012), «Gritos» constituye por contra una grata sorpresa. Es un tema que se aleja de la tónica general del resto del disco y que rememora lo mejor de los momentos de investigación e innovación de los primeros Radio Futura.

La URSS son desde hace ya bastante tiempo, una banda de la que se puede caer atrapado incondicionalmente sin problema alguno.

Grupo:

Hay ocasiones en las que el punk...

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Tracklist:

  1. El silencio
  2. Atañdes de plástico
  3. Belleza de clase media
  4. La sombra que arrojan las cruces
  5. Manifiesto futuro
  6. Amén
  7. Nada es sagrado
  8. Pasos que agitan el polvo
  9. Gritos
  10. El lamento

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email