portada del disco Máquinas

EP de cuatro canciones extraídas de sus maquetas y publicado por el sello Dos Rombos con motivo de la I Feria Internacional del Disco de Catálogo y Colección en edición limitada y numerada de 1000 copias, realmente el disco tiene más valor como documento histórico que como trabajo musical, más bien pobre.

Las canciones, aunque no están nada mal, están todavía sin pulir y se ven muy perjudicadas por el sonido y la calidad de la grabación que, evidentemente, es la propia de una maqueta. En cuanto a la ejecución de las mismas es también la de un grupo todavía bastante verde, y en el cual se puede apreciar su potencial, aunque sea vagamente.

Tampoco hay que olvidar que los mejores temas de estas maquetas, como "Déjame", "Me aburro" o "Niño mimado", ya eran entonces parte del repertorio de Los Secretos, por lo que no se incluyeron en este disco. La versión maquetera de esas otras canciones no verían la luz hasta años después, en diferentes recopilatorios retrospectivos de Los Secretos, como “La Historia de Los Secretos” (Universal, 1996) o “25 Años” (Universal, 2005).

Sobre las cuatro incluidas en este EP, dos de ellas cantadas por Canito ("Máquinas" y "Snoopy y Olga") y dos por Enrique Urquijo ("Por ti" y "No llores"), cabe decir que, aunque los Urquijo eran fans confesos de grupos americanos como The Byrds, CSN & Y, o Neil Young, sin embargo, son más un reflejo de lo que entonces se cocía en las islas británicas, tal vez por influencia de Canito (seguidor, como batería, de músicos ingleses como Keith Moon de los Who), o porque los Urquijo tampoco eran impermeables, claro está, a estos nuevos sonidos.

El resultado son cuatro canciones muy correctas, bien construidas, de pop clásico con evidentes influencias de la nueva ola, en las que no faltan los sonidos jamaicanos a la manera en que los estaban incorporando músicos ingleses como Elvis Costello o The Police. La influencia americana queda patente en la versión escogida, "Don’t cry no tears", de Neil Young, adaptada por Enrique Urquijo como “No llores” y llevada a un terreno mucho más popero.

Con las cuatro canciones recogidas se puede adivinar por dónde se iban a mover Los Secretos, aunque todavía quedaba lejos del sonido que, cuando se editó este EP, les estaba haciendo triunfar con su largo “Los Secretos” (Polydor, 1981).

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies