portada del disco Maldición

Trance graban su primer LP los días 13 y 14 de febrero de 2013 en los estudios Holyrook de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) y lo mandan a masterizar a California en julio, a Dan Randall más concretamente.

El debut en formato de larga duración no hace sino confirmar lo ya apuntado en su "Demo" (Metadona / Muerte a Tipo / Disundead / Discos Regresivos, 2012) tan sólo un año antes y de la que únicamente recuperan el tema "Ya no me puedes dañar". Especialmente activos a la hora de componer, son unos 14 los temas que presentan en este 12".

Velocidad electrificante, punk rock a descargas que emplean tanto en disquisiciones acerca de dónde irán al morirse como a cuestiones sacadas de películas de juguetes parlantes.

Hay momentos especialmente sobresalientes. Por citar sólo algunos destacaría algo que sobrecoje de "Inocentes": tras un hilo iniciado con una guitarra casi quejumbrosas, la canción termina desembocando en un estribillo de gran intensidad en el que denuncian que en vez de una fiesta con pastel aparecen sogas colgando del techo. La gran mentira que nos hicieron tragar. A los inocentes siempre se les miente.

Versiones tanto del "Extraños juegos" de Los Zombies como del "Alta tensión" del primer disco de los argentinos Mal Momento. Las dos lecturas que hacen los mallorquines son de lo más interesantes, aportando un punto de vista adicional al de los originales.

Lleno de cortes que no llegan a los 3 minutos (la única excepción es "Cerca del  bar"), la palma se la lleva el escaso minuto que dedican a "No tienes derecho a llevar una camiseta de Ramones", que mas que canción es todo un eslogan en contra de la comercializacion del punk de los neoyorquinos. Está bien situada, por otro lado, tras la canción que da título al disco, un punk rock ralentizado con referencias explicítas a Joey Ramone.

Ahora bien, reducir toda la propuesta simplemente a inspiración en los norteamericanos, deja coja una posible descripción justa de la música de Trance. Baste la segunda cara de este disco, con ejemplos como "Cerca del bar" o "Henry" (historia de un asesino), para ver que las guitarras y los tonos de los mallorquines van mucho más allá.

Y para terminar, los guitarrazos que reparten en "Entrando en trance" saben mucho más a punk del 77 británico que a otra cosa.

Disco más que recomendable.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies