portada del disco Magia Blanca

Magia Blanca se estrena con este sencillo que no gozaría de continuidad, dejando para la posteridad tres canciones de pop amable, elegante y con ritmos orientados a la pista de baile. De las tres composiciones, sorprende que ninguna de las dos primeras gozara de mayor repercusión, pues no son en absoluto canciones despreciables, pese a lo que la propia Christina pueda pensar.

La primera de ellas, con la voz siempre hipnótica de Christina incita a bailar, con un ritmo disco con regustillo muy funk, con sus metales y sus graves, no es muy difícil de imaginar radiada sin parar en el momento, aunque ello no fuera precisamente así. Y en la segunda se desprenden un poco de la piel de Mecano para acercarse más al sonido glam de un Tino Casal, de nuevo con buen resultado. De hecho, con muy buen resultado.

La tercera del lote si que es algo más floja, y es cierto que aunque no estemos hablando del "Let's Dance" (Virgin, 1983) de Bowie, tampoco de un trabajo vergonzante, sino más bien de un pop sin pretensiones, con no demasiada personalidad, pero bien llevado a cabo y con mucho ritmo. A un servidor le gusta.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies