portada del disco Live en el Juglar

Sobria presentación del disco en directo de las Solex. Carpeta totalmente en blanco con dibujo de Olaf pegado en la portada. La estética de las grafías y carteles de éste, marcó gran parte del catálogo Alehop!

La banda utilizó la grabación de este disco para editar los temas que acababan de componer tras su trabajo anterior, y que no habían visto la luz todavía. Además, según cuenta Olaf, se grabó en dos sets, con los temas tocados dos veces en orden inverso. La banda eligió entonces las mejores tomas.

El disco es áspero. La banda era conocedora que su propuesta no era fácil de paladear por todo el mundo. Llegaron a decir "a poca gente le gusta Solex, hacemos música difícil de digerir". Algo así pasa con este trabajo que, en principio, el grupo dijo utilizar para reafirmarse en los escenarios.

Las guitarras resultan especialmente sucias y en algunos casos aparecen desvalidas sin la cobertura que le solían ofrecer en los trabajos de estudio los dooraga y la sección de viento. Pasaría por ser, a pesar de la experimentación del 10" "Canciones Robadas" (Alehop!, 2000) y del anterior LP "3-4" (Alehop!, 2005), el de escucha más complicada. Balma canta en registros que nos hacen pensar en la vertiente más rabiosa de los grupos de riot-girrrls.

La trompeta puede llegar a resultar desquiciante, de las que no querrías bajo tu balcón en una noche calurosa de verano. En algunos casos ("Turkey", "El costo en el ano", "El Molar") parece estar en guerra continua con las guitarras, buscando su sitio con enormes dificultades. Las composiciones resultan tremendamente experimentales; diríase a veces que se trata de ensayos, o diabluras con ganas de provocar.

Mayor conexión hay en "Old Skull", con gran feedback de las quizás mejores guitarras del disco. Las más curiosas e interesantes se encuentran en algunas de las líneas de "África no miente".

"Colaflor" podría sonar a Primus, "El moratón de Alice" nos ofrece la que parece más solida estructura de canción, sobre la que el grupo descarga luego toda la artillería de la que dispone en un ejercicio punk de gran solvencia.

Los artilugios mecánicos no quedan recogidos en la grabación demasiado bien. Aun así, se dejan ver en el comienzo de "Old Skull", en "El régimen" o en el desvarío que resulta "C.U.C.". Esta última canción empieza con ruidos de trompeta, grabaciones de gente hablando. Puro caos. Ruidos de la calle. No hay guitarras salvo algunos punteos al final. Sirenas. Más de cuatro minutos y medio de buñuelo con espinas que parece más bien una composición de Los Caballos de Dusseldorf.

La letra de "Und wenn eine postkarte ankommt" se refiere a la completa ausencia de cosas que decir. Las chicas se asocian y construyen un simulacro de canción o melodía que seguir. Guitarrazos sin coherencia por momentos.

"Al alimón" es, por contra, de lo más relajado de la velada.

La grabación acaba con la composición quizás menos irreverente. Ciertamente un alivio. Cortina acústica casi a los Velvet Underground y artilugios de Olaf  en combinación. De las más esperables de acuerdo con el en disco anterior.

Este directo resultó a la postre el adiós del grupo. Para algunos amargo sabor de boca el que dejaron en una de las grabaciones más espinosas que nos legaron las Solex.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies