portada del disco Lady Elizabeth

Consciente del declive que en los últimos tiempos ha tomado su carrera y tras un 1973 en blanco, Karina pone en el mercado este álbum, muy trabajado en todos los aspectos y que seguramente hubiera merecido mejor suerte. Ya desde el título y la foto de portada, vestida como una señorona del siglo XIX, la cantante deja claro su afán de ruptura con lo anterior, al menos en un plano puramente estético.

En su momento, fue un LP muy elogiado en el que la cantante se curró la promoción emisora a emisora y concierto a concierto. Nunca he oído o leído nada negativo sobre él; sin embargo, no tuvo el respaldo inequívoco de las billeteras de los compradores. Entre otras razones, el concepto queda muy difuso, ya que sus dos caras funcionan como álbumes distintos.

En la cara A, Karina presenta sus nuevas canciones, hace pinitos como compositora al lado de su marido Tony Luz, con el que se había casado el año anterior y se separaría al siguiente. Son temas más serios y maduros que los que la cantante nos tenía acostumbrados. ¡Vaya! Temas de esos que te reclaman una segunda escucha. Personalmente, me gusta bastante “Luna blanca” con una instrumentación muy sencilla que dirige una guitarra con reminiscencias de música sudamericana y una percusión simplona y efectiva. Detalles de marimba y apuntes de orquesta en segundo o tercer plano. Una buena melodía y el registro más susurrante de la experta voz de Karina. Pero tampoco son malas ni mucho menos canciones como “Palabras de cristal” o la que nombra al LP, bien distintas a la pizpireta y dicharachera poppy  de antaño.

En la cara B cambia radicalmente el decorado. Karina regresa a sus principios y graba seis temas en los que recuerda las canciones que triunfaban en todo el mundo en los momentos en que ella, Maribel Llaudes, aspiraba a profesional de la canción. “Oh, Carol” de Neil Sedaka, el rock and roll puro y duro de Chuck Berry en “Memphis Tennessee”, o esa destacable visión del “Be my baby” de Phil Spector, que en España conocimos gracias al grupo de negros malgaches Les Surfs, van desfilando por esa cara posterior, que poco o nada tiene que ver con la anterior. Ambas están realmente bien, pero el concepto, si es que tal cosa existía, se iba irremediablemente al garete.

Compartir

1 2 3 4

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Roberto Santana Izquierdo
Roberto Santana Izquierdo
7 diciembre, 2010 at 02:47

Que no tuviera la repercusión comercial de este discaso , uno de los mejores lps de la historia del pop español fue el principio del fin de una laraga carrera llena de éxitos, quizas karina tenia ya el mercado saturado y bueno ahí queda como lo mejor hecho por karina_ Tony luz- Trabuchelli junto a los recientemente incorporados Solera que era el grupo que le acompañaba en sus actuaciones en vivo

foto del usuario Iker
Iker
5 enero, 2013 at 13:59

No, el grupo de acompañamiento de Karina en la gira de ese año fueron Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán.

foto del usuario Iker
Iker
5 enero, 2013 at 16:31

No, Karina no pasó el año 1973 en blanco: editó el sencillo «Ven, aquí siempre estaré / Mañana».

foto del usuario Iker
Iker
5 enero, 2013 at 16:45

Sobre Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, Rodrigo García es el autor del primer corte del LP, el que da título al disco, mientras que José María Guzmán lo es del segundo, «Aquel lugar».

Responder a Iker Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies