La Plaga

Tras su más que notable «Un Cádaver en el Mar» (Sonido Muchacho, 2013), a Terrier probablemente no le quedaba otra más que avanzar. Y desde luego con «La Plaga» (Sonido Muchacho, 2016) lo hacen. Sobre todo porque proponen una mejora substancial en la producción, nunca tan cuidada y elegante como ahora. No se varían los planteamientos fundamentales, que pasan por unas logradas melodías vocales, en las que participan todos menos Enrique, el batería, pero se consigue un arrope de las mismas y de las letras que ponen determinados momentos de «Evoli«, «Estudio de arquitectura«, «Déjate brillar» o «Aliento final» a la altura de verdaderas pequeñas maravillas. Recuerda este proceso de embellecimiento general al experimentado por Juanita y Los Feos en sus dos últimos discos.

Siguen alimentando ese juego de voces con la intensidad y cierta tensión oscura sugerido en las letras y en la gravedad de alguna de las narraciones. La misma que apuntaban sin medias tintas en aquel «El bosque del Monte Fuji» con el que terminaban su anterior disco, y cuyo resultado final sobrecoge imaginar de haber sido tratado con el mimo mostrado aquí.

Y es que, a tenor de lo que cuentan, «La Plaga» ha sido elaborado con mucho más tiempo de estudio que trabajos previos. Los créditos mencionan hasta tres estudios por los que han pasado (Estudio B, Tough Sound Studio y Manufacturas Sonoras) y a El Castillo Alemán de Carlos Hernández para la masterización.

Sigue presente el agua en general, y el mar en particular, de una u otra manera en las historias que cuentan, en el sonido de canciones como «Cállate» o en las cataratas del Niágara de «Annie Edson Taylor«. Si los coros y ecos de voces son una de las bazas principales, llama la atención asimismo el empaque cristalino de «Y si no vuelves nunca más» o la contagiosa alegría que parece transmitir el sonido de «Gafas estrábicas«.

Con todo, a mi donde me atrapan es en los ritmos más rápidos, como el de «Tus ojos son puñales» con un teclado enorme. El mismo que te hace pensar más de una vez en los Mercury Rev de «Deserter’s Songs» (V2 Records, 1992) y que en la sobresaliente «Dos cabezas» parecen combinar con el Manu Chao de «La Radiolina» (WM Australia, 2007).

Un disco que certifica todo lo que sigue creciendo Terrier.

Grupo:

Muchas veces basta que un grupo de...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

  1. Evoli
  2. Estudio de arquitectura
  3. Y si no vuelves nunca más
  4. Tus ojos son puñales
  5. Los golpes
  6. Déjate brillar
  7. Aliento final
  8. Cállate
  9. Gafas estrábicas
  10. Annie Edson Taylor
  11. Dos cabezas
  12. En el medio de los tres

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email