portada del disco La Frontera

Joaquín Pascual irrumpió con fuerza en el 2010 con "El Ritmo de los Acontecimientos" (El Genio Equivocado, 2010), un disco que sin hacer ruido se coló en las listas de lo mejor del año. Un trabajo íntimo, personal y sincero. Dos años depués llega "La Frontera" (Grabaciones en el Mar, 2012), editado esta vez por Grabaciones en el Mar.

El segundo disco de Joaquín Pascual en solitario es un álbum mucho más pensado y calculado hasta el más mínimo detalle. También resulta más áspero y agreste que su predecesor, necesitando varias escuchas para adentrarse por completo en él; eso sí, si se le conceden su carga emotiva llega a ser realmente alta. Las canciones están perfectamente armadas con la voz grave y sentida de Joaquín, brillantes arreglos y una producción exquisita a cargo de Paco Loco. De la portada se encarga el también albaceteño Joaquín Reyes.

El disco se abre con "Un ritmo caliente", un corte de folk fronterizo, salpicado por el polvo de los caminos -“un ritmo caliente para acompañar nuestro paseo por la mina abandonada”-, que recuerda y mucho a Nacho Vegas, tanto en el desarrollo como en la entonación próxima al susurro de Joaquín.

Tras el respiro instrumental de "La mina abandonada" llega la dulce "Tres vidas", vientos lejanos con tintes oníricos -la flauta crea una atmósfera ensoñadora que acompasa un ritmo suave pero intenso, lo mismo ocurre en "Los protagonistas", aquí con clavicordio-.

La frescura llega con "Hotel romántico", un corte que recuerda a Mercromina tanto instrumental como melódicamente. Pero es solo un destello, el disco se mueve por terrenos oscuros e íntimos en los que la luz aparece fugazmente. Para muestra, la anteriormente mentada "Los protagonistas".

"Señor señor" es un corte profundamente cinematográfico y fronterizo y "La reacción" un tema realmente peligroso, una atmósfera insana que vuelve a recordarnos a Vegas... "Por qué no veo el humo si sé que hay un incendio".

Para el cierre Joaquín reserva "Cosas bonitas", un dulce envenenado que nos deja versos preciosos como "la tendencia es ir siempre a lo peor / con las cosas bonitas que hemos hecho / no hay razón". A veces, es necesario recrearse en las cosas bonitas para conseguir olvidarnos de lo que más nos molesta... aunque eso nos incluya a nosotros mismos.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies