portada del disco La Carretera

Seguramente el último gran álbum de Julio Iglesias. Un CD que debe mucho a sus colaboradores habituales: Ramón Arcusa y Rafael Ferro y al colaborador ocasional, Estefano. Julio se deja de refritos y deja vu para marcarse un trabajo soberbio, que en buena medida va más allá del pop latino. Desde que el lector nos sirve "La carretera", una composición de Rafael Ferro que nos lleva en un viaje inquietante, solo, en un coche sobre una carretera mojada, camino del amor perdido o del suicidio con una armónica que penetra en nuestra conciencia, ya se presiente que este no es otro disco más de Julio Iglesias.

Las tres canciones más representativas son trallazos bailables, de esos que veinte años después todavía se recuerdan y alguien pone en una fiesta: "Baila morena", también de Rafael Ferro, "Agua dulce, agua salá" de Estefano y "Vuela alto" de Marián y Sandra Beigbeder, hijas de Manuel Alejandro. Cualquiera de estos temas comerciales y pegadizos podría por sí solo haber encabezado un disco de larga duración.

Compartir

1 2 3 8

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies