portada del disco La Cagaste... Burt Lancaster

Hombres G van a superar el síndrome del primer LP ¡Y de qué manera! Si de “Hombres G” (Twins, 1985) despachan 250.000 ejemplares, con éste se van a ir a los 300 millares. Va a suponer la consagración de la banda que no para de hacer actuaciones muy bien pagadas y que realmente son los p…  amos del pop español en ese momento. En la portada un sonriente Burt Lancaster en una foto promocional de medio siglo antes. Por cierto, la canción que da título al LP no se incluyó finalmente en el mismo, aunque en reediciones hechas bastante después en formato CD sí acabó por incoporarse.

En lo estrictamente musical, el estilo se ha pulido según los cánones más limpios de la new wave, alejándose de cualquier veleidad punk y adentrándose en ritmos nuevos para ellos, como esa muestra de ska que abre el LP con la recomendación de “Visite nuestro bar”. Por otro lado, David Summers se convierte en el factótum del grupo, componiendo todos los temas, en algún caso con la colaboración de Dani Mezquita. Desde luego, las letras son suyas y siguen teniendo la clave de conectar con su público a través de historias simples cargadas de referencias a personajes, productos comerciales y temas de actualidad, como ese “Indiana”, en el que David acusa sin ambages a su chica de ponerle los cuernos con el batería de Siniestro Total.

Tal vez el disco carece de la bofetada de creatividad de su antecesor; sin embargo, es más variado y mejor acabado. Variedad que se pone de manifiesto en baladas pop del calibre de la nostálgica “En la playa” con unas deliciosas guitarras y susurros en las voces. En el mismo tiempo lento se mueven “Un par de palabras” y “Te quiero”, convertidas casi en sendos rezos de un adolescente desesperado y retrotrayéndonos a aquellos temas lentos de los 60, que tanto encogían el corazón de los oyentes, necesariamente identificados con su letra y su música.

La cosa cañera viene representada en la cara B con temas como “El ataque de las chicas cocodrilo”, una pieza pop rock bien construida, con unos arreglos de gran brillantez y un solo de guitarra que demuestra los progresos de Rafa con su instrumento. A continuación nos topamos con “Dos imanes”, otra página netamente pop dentro del particular estilo vocal de David y sus hombres.

Para la ocasión, Hombres G van a repescar uno de sus viejos temas de la época Lollipop, que estaba llamado a convertirse en su canción más recordada. “Marta tiene un marcapasos” es una lección de música sencilla y agitada con una letra más o menos escatológica y unos arreglos de guitarras y viento que hacen ganar mucho al tema primigenio.

Lo más raro del LP lo podemos encontrar en “Él es… Rita la cantaora”, basado en un relato escrito por Javier Molina, batería de Hombres G, que ejerce de recitador en la grabación. Nos cuenta la vicisitudes de Eusebio, un electricista que sufre una descarga que lo convierte en cantante travestí.

Con este LP, Hombres G van a entrar a saco en el mercado hispanoamericano y en España van a conseguir el éxito adolescente total. ¿Y qué es eso o cómo se mide? Todas las chicas y algunos chavales decoraban sus carpetas escolares con fotos del grupo y en las últimas páginas de los cuadernos cuadriculados escribían con devoción las letras de este álbum... Eso es triunfar y lo demás, tonterías.

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies