portada del disco Kaleko Urdangak & 4 Anai

A pesar de haberse acordado la edición mucho tiempo antes, en 2014, el disco compartido entre Kaleko Urdangak y 4 Anai no vería la luz hasta abril de 2018. La razón fue el parón que sufrieron los primeros tras la marcha de su cantante Beñat. Lo cierto es que sus temas ya estaban grabados en sesiones en los estudios Northen Drunken en Bergara y Musikorta, pero no se lanzaron a volcarlos en vinilo tras masterizar todo en Sound of Sirens, el estudio de Josu Urzaiz en Pamplona, hasta el retorno con nueva formación a finales de 2017.

Es probablemente su comienzo "Heriotzera arte" ("Hasta la muerte") lo mejor a mi juicio de la contribución de Kaleko Urdangak. Puro Oi! en su versión más agresiva y combativa. Garganta desquiciada y buenos coros. Contundente.

Añaden dos versiones, el "Euskal Rock 'n' Roll" de Niko Etxart y "Maldito dinero" de Zakarrak. A pesar de lo diverso de su procedencia el caso es que las llevan a su terreno, personalizándolas a su manera.

Es, en cambio, "Iratiko basoan" la que inspira la portada. El diseño de la misma, que corrió a cargo de Moto, el bajista de los de Bergara, muestra a la Reina Juana de Navarra entregando una espada a un skinhead para que le acompañe, junto a sus caballeros, para recuperar los territorios perdidos ante la corona castellana. Cuenta la leyenda que la reina se aparece en las noches de niebla en el bosque de Irati acompañada por dicho séquito de fieles, y en este caso, Kaleko Urdangak cuenta de sus peripecias en un supuesto encuentro con dicha comitiva espectral. El tono de la canción está próximo al del Oi! gamberro de coros como de hinchada de fútbol, por lo que la canción representa una de esas raras ocasiones en las que las cuestiones territoriales e históricas a las que gusta referirse la banda, es tratada en un plano quizás algo más irreverente.

Con similares fraseos y coros arranca "Let's go", el tema en inglés, con el que cierran su participación.

La de 4 Anai es una propuesta quizás más heterogénea. Suenan a rock duro callejero en "Gogor bizi" pero cuando acometen "Arburuko indartsua" empiezan sonando a ritmo de los primeros Kortatu para enseguida devenir en un cántico a coro como de cuento tradicional.

Para "Noaingo zelaitan" apuestan por un aparente tono intimista de comienzo para ir evolucionando al tono de épica e historia eterna  que parece inspirar todo el compartido.

Canciones de estructura simple que van discurriendo con calma en las que prima el recitado en euskera de una letra acompañada de una guitarra que apunta a tocar la fibra sensible; como con "Ezin da izan akats".

Terminan los de Algorta con un canto de nostalgia a las noches pasadas en la esquina del bar; cerveza y amistad en "Noches de humo" son las que ponen el punto y final. Termina con una cuña extraída del documental sobre R.I.P. en el que se oía a Josu Zabala, bajista de Hertzainak relatando que el día que vió botellas volando y vasos rotos en los bares de Vitoria en los conciertos de música cayó en la cuenta de la irrupción del punk en Euskadi.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies