Jugoplastika

Un disco debut en el que dejan claro desde el comienzo sus intenciones, “Intento ser quién no puedo ser / quiero tener más de lo que puedo tener”, canta Pablo en “Slob lo”, mientras unas guitarras afiladas arman una base rítmica contundente y sólida que nos recuerda que el nervio de Strokes y Sonic Youth, la irreverencia de Pavement y Dinosaur Jr. y las melodías de Superchunk son buenos ingredientes para dinamizar la escena noise-pop. Un disco producido por Paco Loco, en el que el castellano gana siete a tres al inglés. Sin embargo, su segundo largo, “The 6th is the 7” (Astro, 2008), deja clara la vertiente por la que se decanta el grupo, ya que sus once cortes están cantados en este segundo idioma.

En “Stabilo” -“una canción para mentir / una canción para sufrir / una canción para llorar / esta canción para olvidar”- canta Pablo arropado por unas guitarras que nos acercan a Sonic Youth por momentos. “B.S.O. para un libro” comienza con tintes electrónicos, recordando a Stereolab, y la voz de Pablo entona una canción para días solitarios y corazones separados por vallas electrificadas. Uno de los mejores cortes del disco.

En “Umbrella” las guitarras siguen afiladas, para calmarse en la agridulce “Pop’84” y estallar en pequeñas tormentas eléctricas. “ADN” es uno de los momentos cumbre del disco; intensidad variable, claroscuros, para firmar otro gran tema del mejor indie-rock.

Logan” es un medio tiempo con esas borrascas eléctricas que empiezan a ser marca de la casa en el que Pablo canta “nunca quise verte llorar / sólo te pido una oportunidad […] / Me niego a pensar que no hay otro final”. En “NH 404” se acercan al mejor lo-fi de Yo la Tengo, más próximos que nunca, con un “lárgate de una vez / qué haces que no te vistes” que se repite hasta el autoconvencimiento. “Fran Malone” pone de manifiesto que los temas en inglés tienen más fuerza, desarrollando bases rítmicas de bajo y guitarra musculosas, jugando con la distorsión y la electrónica. Cierra “Split”, con un estribillo, “No sé / si es así / quiero repetir”, que deja claras sus intenciones.

Un disco al que quizás le falte contundencia para brillar con más fuerza, pero que en conjunto es un buen debut de un grupo del que tras “The 6th is the 7” se augura un futuro prometedor dentro de la escena independiente.

Son poco amigos de las promociones y...
Colegas de patinar y coincidir en conciertos,...
Cantante segoviana, concretamente  nacida en la localidad...
Las primeras señales de actividad de la...
Ganas incontenibles de hacer cosas, de asociarse...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email