portada del disco Hotel Tobazo

Juan Pardo se refugia en el hotel Tobazo de Candanchú para practicar su deporte favorito, el esquí; y para componer lo que sería su nuevo LP. Este disco marca un punto de inflexión en su carrera y nos deja entrever al Pardo perfectamente reconocible de los 80. Todavía realizaría otras probaturas, pero este es el trabajo con el que se aleja de sus canciones inglesas y de sus temitas juveniles.

Pienso que lo que en realidad perseguía en ese momento era homologarse a los cantantes melódicos que triunfaban en esos años, pero logrará una forma personal de concebir e interpretar la canción melódica.

“Recuerdos”, “Quédate”, “Analía”, “Una vida sencilla” o “Eres única” son muestras de este nuevo estilo de galán melódico con el que el cantante cambiaba totalmente respecto a años anteriores.

Dejo comentario aparte para los dos temas más destacados: “Mis canciones” y “Autorretrato”.  El primero es un medio tiempo insinuante con un estribillo grandioso y jugueteos clásicos bien construidos. El segundo es quizá lo mejor de este disco, aunque peca de una cierta tendencia a la pachanga. Pero sus elementos pop y una melodía atractiva la convierten en una interesante muestra de un renovado Juan Pardo, que a estas alturas de la película ya cumplía treinta y tres años. La letra de esta última canción es para no perdérsela y supone un cierto ajuste de cuentas a sí mismo.

Vendrían después productos más y mejor acabados dentro de este personal estilo, pero aquí ya marca por dónde irían futuros pasos.

Compartir

1 2 3 6

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies