portada del disco Homenaje a Enrique Morente

Hasta los raíles del tren me hacen llorar, tan cerca el uno del otro”.

La muerte de Enrique Morente a finales del 2010 fue lo que motivó el nacimiento de Los Evangelistas. A raíz de una proposición para un homenaje a Morente en La Noche Blanca del Flamenco de Córdoba, Antonio Arias (Lagartija Nick) y J (Los Planetas) fueron más allá del evento y junto a Florent (Los Planetas) y a Eric Jiménez, miembro de ambas bandas, pusieron en marcha el proyecto a modo de homenaje sincero.

Así nace este “Homenaje a Enrique Morente” (El Ejército Rojo / Octubre, 2012), disco tributo en el que revisan desde una perspectiva muy personal doce composiciones de Enrique Morente. Cuentan con el apoyo de su familia, concretamente de la colaboración vocal de Soleá Morente y la pictórica (aportando las reproducciones de algunos de sus "matéricos", cuadros que aparecen en la portada y en el libreto del álbum) de Aurora Carbonell, hija y pareja respectivamente. También cuentan con la colaboración de Carmen Linares (voz) y de Martin “Youth” Glover (Killing Joke) en las mezclas.

Realmente para rendir un homenaje al maestro, estamos hablando de las personas más adecuadas, ya que la conexión con Morente ya venía de muy atrás. Lagartija Nick se habían asociado con el cantaor granadino para firmar uno de los discos más importantes de los 90: “Omega” (El Europeo, 1996) -un disco al margen del flamenco, al margen del rock... pura emoción-  y Los Planetas contaron con su presencia en el imprescindible “La Leyenda del Espacio” (RCA, 2007) -imposible olvidarse de la voz rota de Enrique en “Tendrá que haber un camino”- y en “Una Ópera Egipcia” (Octubre, 2010) -“La pastora divina”-.

La banda tiene plena libertad para adentrarse en la discografía de Morente y seleccionar los temas para el disco. J en una entrevista a la Rockdelux le comentaba a Gabriel Núñez que “Eso es la gloria. Tienes un material potentísimo que puedes estirar, desarrollar, darle mil vueltas... El primer criterio que usas es el emocional. Te vas a las canciones más oscuras porque es un momento de tristeza muy evidente”. Esa tristeza alcanza el momento más álgido con la interpretación de Carmen Linares en la seguirilla (canto fúnebre por excelencia) “Delante de mi madre”. Un corte que podría formar parte perfectamente de “Omega” (El Europeo, 1996).

Abre “Gloria” -originalmente “Gloria a Dios”- con un recitado de Antonio Arias envuelto en guitarras envenenadas. Un corte largo que requiere varias escuchas para apreciarlo en su justa medida. Aún así, es de lo más flojo de un álbum por otra parte, impecable.

Nos encontramos con fandangos como “Decadencia”, con cortes brillantes como “Serrana de Pepe de la Matrona” y “En un sueño viniste (canción basada en algunos versos del poeta altomedieval Al-Mutamid) y temas impecables como “Encima de las corrientes” -emocionante letra de San Juan de la Cruz en la voz de J-.

Soleá Morente acompaña a Antonio Arias en la zambraYo poeta decadente”. “La Estrella” es un tema que Enrique dedicó a su hija cuando nació -aquí cantada por Soleá Morente-. Preciosa.

Un acercamiento certero a la obra de Morente, realizada con mucho respeto y mucha emoción.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies