portada del disco Hammer of Love

Habían avisado que se juntaban esos días de finales del mes de enero de 2019 en Discos El Tesoro, ese coqueto refugio enclave que ha montado Raúl García con la ayuda cuando se puede de Fernando, su hermano, al cargo de una de las guitarras de Bit Of, con idea de dejar grabado algo. Pero sin solemnidades, como quien pasa el rato en un ensayo con amigos, y el caso es que el resultado ha sido uno de los mejores discos de los madrileños.

Diseño a partir de fotos de high school norteamericano y de salón de baile a cargo de Alba, cuestiones técnicas de grabación, producción, mezcla y maquetación posterior despachadas por el propio Raúl, y el apoyo sordo deficitariamente solidario de Pablo Rumble, siempre a la sombra como quien no está, pero que es, casi a su pesar, uno de los pilares del submundo underground del punk rock (ahora ya en estos tiempos sólo) madrileño han posibilitado la edición de un número (limitado eso sí) de copias de esta pequeña joya. Y es que, de no haber mediado este apoyo desde Rumble Records, que se aparta de los créditos para dejar todo el protagonismo al mismo grupo mediante Without Records, estaríamos hablando de una nueva demo desterrada en ese limbo digital que es el bandcamp.

No engañan a nadie con fórmulas mágicas de nuevo cuño, con encantamientos de serpientes de quienes buscan sorprender con cualquier novedad con tal de mantener la llama viva. Bit of son exactamente a lo que suena "Lucky star", la canción con la que abren esta nueva entrega. Igual que "Coming home" un poco después.

El asunto es, sin embargo, que a las primeras de cambio, la siguiente canción sin ir más lejos, se descuelgan con una auténtica maravilla. "One night in the city" suena a la mágica ensoñación del Bowie épico de "Heroes" o a Psychedelic Furs. Una preciosidad en la que han utilizado maneras y formas no vistas antes en su repertorio. Dejarse llevar por el embrujo y manifestar que se trata de lo mejor que han compuesto jamás puede sonar temerario sin haber hecho un recorrido detallado de nuevo por sus discos anteriores. Pero algo tiene que haber cuando uno sólo desea oirlo una y otra vez.

Con "The lights" se repite algo de ese fantástico nuevo toque que impregna el disco de Bit Of. La cortina de guitarra por detrás y el vigoroso punto melódico recuerda algo a Automatics.

En lo que Juan asegura hacer todo lo que sabe por manter la satisfacción de su interlocutora "Melanie", los arabescos de la guitarra hablan de esas capacidades adquiridas por la banda madrileña a la hora de adornar sus canciones con las seis cuerdas.

Es el mismo virtuosismo que suena en "Forgive yourself", uno de los momentos sobresalientes del disco en el que es posible distinguir, como si de capas diferentes o canales superpuestos se tratara, las guitarras que incluyen.

Hay evidentemente algo de la contundencia ramoniana a la hora de mantener los equilibrios y, sobre todo, el tono de fondo en el que construir los temas. Oigase, por ejemplo, "Under addiction" o la misma "Hammer of love" que da título al disco. Sin querer establecer similitudes definitivas, el muro de sonido de fondo en ambas, más en su densidad que en velocidad, puede apuntar a The Jesus and Mary Chain, a distinta velocidad.

Pero cuando se trata de ilustrar el punto de rebeldía juvenil, qué mejor que tirar de maneras, tanto en guitarra como en la voz, parecidas a The Jam que gastan en "Rebel soul".

Más remolones se muestran en "Drink alone", que se deja ir arrastrando.

Si ellos dicen no querer decir el buenas noches de despedida en el que es el mejor día de su vida, "Best day of my life" echa el cierre de un disco para el que aquello tan manido de que se hace corto nunca fue tan exacto y preciso.

Bit of es, como ya apuntamos en otra ocasión, un estado de ánimo, forjado a base de guitarras, sección sólida de punk rock canónico y la voz arrastrada de Juan. Si a la fórmula base le van mejorando paulatinamente, en las sucesivas entregas, las guitarras con las que se teje todo, el resultado no hace sino crear peligrosa adicción.

Aunque sea gestionada por las urgencias o perezas que les marca el día a día a sus protagonistas, cada una de las grabaciones que ven la luz del grupo madrileño siguen siendo buenas no, sino buenísimas noticias.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies