Golpes Bajos

Tras la gran expectación creada al haber ganado el primer concurso de maquetas de la Rock Espezial (la hoy Rockdelux), incluso habiendo aparecido en La Edad de Oro de Paloma Chamorro apadrinados por Ordovás, el ya por entonces cuarteto se lanza a la grabación de lo que sería este su primer mini-EP homónimo. Grabado en un fin de semana y con Germán griposo, en él se incluyen tres de las cuatro canciones de la maqueta («No mires a los ojos de la gente«, «Malos tiempos para la lírica» y «Estoy enfermo«), y dos canciones nuevas para la ocasión (“Lágrimas” y “Tendré que salir algún día”). El tema restante de la demo, “Fiesta de los maniquíes”, lo reservarían para lo que sería su primer LP. Una decisión un tanto extraña, puesto que es netamente superior a los otras dos nombrados.

Ya en este primer trabajo quedan perfectamente retratadas casi todas (por no decir todas) las características de Golpes Bajos: letras que perfilan situaciones extremas, muy en conexión con el término kafkiano (ese cuarto de los huéspedes); ritmos electrónicos nuevaoleros (sintetizadores y graves), con ligeros toques funk; pero, sobre todo, una voz excesiva, histriónica, esquizofrénica y excéntrica que puede provocar diversas reacciones, como la irritación o el odio instantáneos. Aunque si bien este no sea mi caso, lo cierto es que gran «culpa» de que la propuesta se agotara de forma tan temprana, responde en cierto modo a esta tan especial propiedad.

Pero disfrutemos de la obra que aquí nos ocupa, pues tanto «No mires a los ojos de la gente» como «Malos tiempos para la lírica» son dos canciones que se sitúan entre los más granado del pop español de todos los tiempos, alcanzando las cotas de lirismo más altas que Coppini jamás llegaría a rozar, y desplazando, inevitablemente, al resto de composiciones a un segundo plano. Sobre todo a las nuevas, con estrofas como «no mires a los ojos de la gente / me dan miedo / siempre mienten» o «las ratas corren por la penumbra del callejón / tu madre baja con el cesto y saluda», imposibles de mejorar.

«Estoy enfermo» conserva algo de la magia percibida en estas dos citadas canciones, es decir, no las desmerece en demasía. No se puede decir lo mismo de «Lágrimas», que se torna algo plomiza, pese a su más que acertado estribillo, quizás por ese toque a metal que pocas veces suele funcionar en la nueva ola.

Cierra el disco «Tendré que salir algún día», quizás algo obvia y grandilocuente, recuerda más a un acierto de La Unión que a un grupo capaz de hacer canciones buenas con cierta consistencia.

No obstante, nunca estaremos demasiado agradecidos a que el padre de Teo enviara aquella maqueta sin contar absolutamente con nadie a aquel concurso. Dice Coppini que todos preguntában a Teo, “¿pero cómo se le ocurre a tu padre?”, y él decía, «porque le gustaba mucho».

Y a nosotros también.

Grupo:

A principios de los años 80 la...

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Tracklist:

  1. No mires a los ojos de la gente
  2. Estoy enfermo
  3. Malos tiempos para la lírica
  4. Lágrimas
  5. Tendré que salir algñn día

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email