portada del disco Golfus de Broma

De nuevo Huapachá Combo recurre a un título con connotaciones cinematográficas: “Golfus de Broma” basado en la deliciosa película casi homónima de Richard Lester. Tres años y numerosos cambios después de su anterior LP vuelven a invitarnos a su particular bacanal, que se inicia con una presentación a lo music hall con música de circo, un clarinete chillón -al que volveremos a escuchar más adelante-  y un presentador tartaja.

Por primera vez en los discos de Huapachá, no se trata de temas sueltos más o menos afortunados, sino que existe una cierta hilazón entre ellos, lo que le da un aire de comedia musical que se transmite al vinilo y, por tanto, al oyente. Una obra unitaria en la que es fácil imaginarse a uno mismo en un teatro de revista o en el propio Molino. Algo nada sencillo de conseguir cuando hay que traspasar a un frío redondel de vinilo el calor y el color de una función en vivo cargada de complicidades con el espectador-oyente.

El primer tema propiamente dicho es una particular lectura de la historia del descubrimiento americano de Colón cantada en plan himno patriótico. La letra es de las mejores de la historia de Huapachá.

El manual del buen suicida” es un número de cabaret de arriba abajo. Repaso a la actualidad musical y social en “El supergili” que se inicia con la fanfarria de La Guerra de las Galaxias y sigue criticando un personaje (el ejecutivo de los 80) que por mucho que haga footing y se ponga ropa ajustada, nunca será Supermán.

El número brasileiro esta vez se llama “Sabandihu” en un portugués lejano a Saramago y cercano al tópico de bareto. Ritmo caliente y chistes sobados para una batucada. Con el cantante en plan Serrat intimista se marcan un breve “Niñas locas reman río arriba” que cierra el primer lado del LP.

En la otra cara encontramos el erótico “Sexflipper” que incide en las problemáticas relaciones entre un jugador y una máquina de bolas, de esas que desgraciadamente ya no quedan en ningún bar, pero que antaño eran imprescindibles en cualquier establecimiento hostelero. Buen acompañamiento para este tema recurrente en el pop de los 80. Balada acatarrada en “Atchiss” en la que conviven el du-dua con los estornudos.

Huapachá Combo incluye en todos sus discos un rock. En esta vez recurren a parodiar el hard rock con “Yo soy el rock” en la que suenan como una auténtica banda de la especialidad. Otro número destacable es el pasodoble “¡Olé, lo que hay!" en la que toman el registro más coplero de un Carlos Cano para diseccionar el país en busca de sus entretelas más cañís y ese estribillo: “España, a ver si te sacudes las legañas”.

Un final de lo más teatral en “Senquiu very much” y yo, copiando a los propios Huapachá en el final de otro de sus discos me despido con este comentario: Al César lo que es del César y aDiós muy buenas.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies