Gabinetissimo

Tras el palo supuesto por el descenso de ventas y la mala crítica cosechada, Gabinete Caligari decide hacer algo inusual, más aún sabiendo que entre el anterior «Cien Mil Vueltas» (EMI, 1991) y este «Gabinetissimo» (Mercury, 1995) han pasado cuatro años. Gabinete sigue a los suyo, ni siquiera el cambio de discográfica les hace pensar en un cambio de actitud. Exploración del rock con sabor propio, con matices variados pero sin ruborizar a los fieles del grupo.

Y encima cuando experimentan, en el primer tema, «La niña Frank» (basado en la ironía, hipocresía y demás paradojas del destino del legado de la judía holandesa Ana Frank) perpetran una especia de imitación de The Cure mal avenida. En la también diferente «Oasis tú y yo» una especie de órgano de gitanillo dominguero nos deja sin aliento y con cara de otro. La otra pieza vanguardista es la más aceptable de las tres; la cochinada «Truena». También se adentran con un éxito irregular en la balada trascendental tipo Bowie en «La vida otra vez».

Las letras, como casi siempre, son excelentes, y cuando retornan a lo que saben hacer, rock bailable, directo, fresco y sudoroso, dan en el clavo, como en «El hombre de oro», o «Un petardo en el culo» y «Me da la risa» que en otros tiempos hubieran sido interpretadas sin la sensación de fatiga y cansancio que translucen aquí.

Hay dogmas que nunca cambian para ellos; la evolución de un disco a otro (éste es sin duda su álbum más crudo -incluso… ¡grunges!-, más oscuro), las referencias sexuales («Trueno» es una metáfora más que explícita) y la predominancia de la voz de Urrutia (que es cada vez más absoluta). Sin embargo, temas como «Mi montaña» y «Seguirte» justifican su continuidad como formación y recuperar la fe en que el grupo recupere credibilidad y de con un palmo de narices a quienes piensan que están acabados.

A partir del corte diez vemos como sobran temas en el disco, que se hace largo y excesivo. Pero eso poco importa ya al público y crítica, que botan de alegría y alborozo con calimotxo en los conciertos indies, y sudan cubatas en los recitales que organizan Los 40. A casi nadie le importa ya lo que hagan los anacrónicos Gabinete (ellos mismos se autodefinen en la cultureta «Le solitaire»). ¿El final de Gabinete Caligari?

Grupo:

Su principal característica es la constante mutación...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

  1. La niña Frank
  2. El hombre de oro
  3. Un petardo en el culo
  4. Mi montaña
  5. Seguirte
  6. Oasis tu y yo parte 1
  7. Oasis tu y yo parte 2
  8. Truena
  9. Me da la risa
  10. Le solitaire
  11. ¡Viva yo!
  12. Humo
  13. La vida otra vez

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email