portada del disco Follow the City Lights

¡Sorpresa! En 2006 Dover volvían tras un largo silencio en el que nadie supo nada del grupo. Cuando presentaron el single de adelanto, "Let me out", dejaron con la boca abierta a más de uno con el giro estilístico hacia el rock bailable que tan en boga estaba por entonces en Reino Unido. En el descanso que se tomaron estuvieron experimentando con sintetizadores y ordenadores para descubrir si la electrónica podía adaptarse al sonido de la banda y vaya si lo consiguieron. Con la ayuda del productor de "Devil Came to Me" (Subterfuge, 1997) dieron forma a un disco 100% electrónico que les supuso una revolución a todos los niveles. Tras tres años casi desaparecidas, las hermanas Llanos volvieron renovadas físicamente, con estilismos al más puro estilo Madonna en la época de "Confessions on the Dance Floor" (Warner, 2005), totalmente acorde con su nuevo estilo musical.

Musicalmente, las canciones no pasan de ser temas de Dover de toda la vida pasados por la turmix de los sintetizadores, lo que por momentos tiene su gracia, pero que a la larga acaba siendo tedioso y tras tres escuchas, con el factor sorpresa diluido, no dan ganas de volver a prestarle ni un segundo de tu tiempo. Entre tanta programación de cacharreo y guitarra perdida entra sintetizadores, encontramos sin embargo un pequeño oasis de genialidad, la pseudoacústica "Dear McCartney" (segunda vez en su carrera que nombran al ex-The Beatles), un pequeño detalle pop en el que la guitarra acústica es sustituida por un teclado y Cristina está más dulce que nunca, y la balada "Shine on me", que nos recuerda que Dover una vez fue un gran grupo de guitarras.

Con todo, el resto del disco se mueve entre el cliché ("Madrid"), las canciones mil veces oídas ("Do ya", "Tonight") y el aburrimiento supino. El caso es que "Follow the City Lights" (EMI, 2006) sacó a Dover de la caída de popularidad que estaba sufriendo, y consiguió vender mucho más que su predecesor, algo increíble teniendo en cuenta el deterioro de la industria musical en España. Aunque perdieron gran parte de su público de siempre, que ni supo ni quiso entender un cambio tan radical de estilo, Dover encontraron un nuevo público, el de la radiofórmula, dispuesto a aceptar su nuevo status con los brazos abiertos.

Compartir

1 2

Otros Discos

portada del disco 2

2

(6 votos)
Tu puntuación: /10
(EMI , 2007)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies