Entre Ánimas

«Es un disco para sentir», comenta la propia artista, y es que es así, como ella dice de forma acertada, ya que este «Entre Ánimas» (Chrysalis, 1996) es un disco de extremos. Virjinia (con «J») irrumpe en el mundo de la música con aires a Kate Bush: una voz muy aguda y arriesgados cambios vocales, orquestación clásica con una letra y música combinadas que evocan diferentes sensaciones al espectador; un compendio de diferentes disciplinas artísticas enfrascadas en un disco de doce temas.

El disco abre con el primer single, «Entre ánimas», un sonido envolvente, una voz operística muy juguetona y una letra que crea una atmósfera fantasmagórica pero acogedora; una canción muy visual, a la que hay que unir un videoclip donde Virginia interpreta de la mano del ballet esta canción, creando un tándem perfecto de lírica, música y danza.

Prosigue con uno de los muchos guiños al arte de la artista, «El Beso de Klimt» es un cambio radical de la canción anterior, una hermosa balada a piano arropada en la primera estrofa por una guitarra acústica y en el resto de la canción por un violín. La canción muestra que pintura y música se pueden compaginar perfectamente, ya que se plasma perfectamente la esencia del cuadro.

Le siguen «Impresión», una canción a medio camino entre las dos anteriores, no por ello menos buena y «El cielo queda atrás», más cercana al primer single, donde los violines y violonchelos (no estoy seguro de si son unos, otros o los dos) mostrando un tira y afloja entre la protagonista y el diablo.

Virginia nos vuelve a sorprender con una balada más intimista que «El Beso de Klimt», donde se muestra más frágil, con una voz más sugerente que hace de esta canción una delicia.

A partir de aquí todas las canciones siguen la tendencia de la primera, juego entre piano y orquesta, voz aguda, letras sugerentes que se aúnan perfectamente con la voz creando diferentes sensaciones en el espectador. Personalmente destaco «El aeróstata», con un toque cabaretero en el estribillo, una letra divertida y un aire a comienzos de siglo XX. Destacar también que sus otras canciones «Pai, Pai», «Mar adentro», «La joven virgen» y «No quiero dormir sin luz», a diferencia de las anteriormente citadas, van acompañadas por una batería, pequeñas joyas que no logran sobresalir tanto como sus compañeras.

Cierran el disco «Brindis en blanco», digamos inspirada en el «Precious things» de Tori Amos, aunque más impactante que esta, y la versión instrumental de «El cielo queda atrás», donde muestra la complejidad de su música.

Resumiendo, una joya del art pop donde Virginia crea con música y letra unas potentes imágenes que no dejan impasible al oyente.

Grupo:

Virjinia Glück (conocida también como Virginia Glück)...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

  1. Entre ánimas
  2. El Beso de Klimt
  3. Impresión
  4. El cielo queda atrás
  5. Si tñ quieres
  6. Pai, pai
  7. La joven vírgen
  8. El aeróstata
  9. Mar adentro
  10. No quiero dormir sin luz
  11. Brindis en blanco
  12. El cielo queda atrás (instrumental)

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email