Enhorabuena a los Cuatro

De un tiempo a esta parte me invade la misma sensación siempre que me enfrento a un nuevo disco del Sr. Chinarro: sé que, escondido en algún rincón del disco, en algún corte, me espera algún momento que me va a dar duro, que me va a tocar la fibra. Con derrotado convencimiento pues, acudo a la cita sabedor de que algo veré en la lista de canciones de la nueva entrega de este hombre que me atrapará. Y bien que lo hay que «Enhorabuena a los Cuatro» (Mushroom Pillow, 2013), claro que sí.

Literalmente desde el principio, además, porque ya de arranque, el arrope electrónico, tajante y casi apocalíptico de «El destino turístico«, coloca en muy buena disposición. De igual forma el tándem que forman «La buena» y «Más grande que Barcelona» es de los de llevar el ánimo alto, muy alto. Con la primera reconozco las buenas vibraciones que me embargan cuando escucho algunas canciones de los Smiths, la guitarra de Johnny Marr…

Como con «Más grande que Barcelona«, otra canción de las que te hacen bendecir todo el universo Chinarro. «Bragas, tanga y un sostén» y demás piezas de su ropa que «empapada se suelta con toda indolencia«. Bendito seas Antonio Luque, tú y todas esas voces femeninas de las que te haces acompañar a los coros.

Y es que acompañamiento ha tenido y bueno el Sr. Chinarro en la grabación de este disco, para el que escogió los Red Bull Studios de Madrid emplazados en la Nave de La Música de El Matadero de Madrid: gente de La Habitación Roja, Linda Mirada, Anni B Sweet, gente de Tachenko, Guille Mostaza…

Pero hay también momentos mucho más complicados. No termino de comulgar con los aires de corrido mejicano de «Mal de la cabeza«; más que nada descolocan. No por nada, no es que uno se muestre reacio a experimentaciones, porque «Rechace imitaciones» o «Mañana, tarde y noche«, que parecen compuestas con el «This Is Hardcore» (Island, 1998) de Pulp en el reproductor o los aires isleños de «Las fuerzas de la naturaleza» no tienen por qué irritar.

De igual forma y frente a las luminosidades referidas antes, la recta final del disco me parece sin embargo espesa. Diríase que las lentitudes impuestas desde «Sólo Shakespeare» marcan ya el sino final (¿fatal?) tanto de «La danza del vientre» como de «Catequesis«, ingeniosa en la agnóstica irreverencia de su letra.

Acertado como suele en sus historias y en como las cuenta, llama la atención la aparente apuesta vital en su vertiente más sensual y en ocasiones libidinosa («La lujuria no es un mal comienzo / y si es una enfermedad quiero morirme de eso«). Cantos de compartir despertares, sábanas y desnudos.

Se mantiene consecuente Antonio Luque con lo mostrado en sus más recientes trabajos previos. Da material para los buscadores de perlas y para sus más convencidos.

Grupo:

Se me va permitir empezar este repaso...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

CD 1

  1. El destino turístico
  2. Mañana, tarde y noche
  3. Mal de la cabeza
  4. Rechace imitaciones
  5. La buena
  6. Más grande que Barcelona
  7. Tu amigo especial
  8. Las fuerzas de la naturaleza
  9. Stella Maris
  10. Sólo Shakespeare
  11. La danza del vientre
  12. Catequesis

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email