En Perill d’Extinció

Para poder disfrutar este disco hay que partir de una premisa: se trata de un disco de Tapinería, pero no estamos hablando del mismo grupo que grabó “Brossa d’ Ahir” (Ocre-Belter, 1977). De los miembros originales ya sólo queda Garri.

Tal vez sea inevitable, pero tener en la cabeza ese sensacional precedente no sería justo para este disco, además de que pesaría como una losa a la hora de valorarlo y disfrutarlo. Tampoco las circunstancias son las mismas. “Brossa d’Ahir” nace de un momento especial, en un lugar especial y de un grupo de músicos y artistas (Pep Laguarda & Tapineria e invitados) en el que cada cual aporta su granito de arena. Es, tal como su portada, una obra colectiva hecha punto a punto, a varias manos, para configurar un disco único. “En Perill d’Extinció” (Tapinería, 2008) es, sin embargo, un disco de autor. Los dos músicos que acompañan a Garri, sin duda, aportan en las composiciones e instrumentaciones, pero siempre bajo la dirección de éste, autor de las letras y principal compositor.

El disco comienza mostrando influencias folk modernizadas, con “Etno-break”, provista de una flauta que le da un toque celta, y un barniz electrónico que nos aproxima a las actuales tendencias de la world music, como ocurre también en otras canciones como “Zones de cristall”, que incorpora incluso un toque reggae. Continúa el disco con el toque saltarín de “Campanitas de Bronce”, adaptación de un canto popular de Rafelbunyol, dotada de efectos muy elaborados y que dan idea de una producción muy cuidada, cosa que tiene mucho mérito en un disco autoeditado y artesanal.

Se trata de un trabajo bastante variado, incorporando también canciones de un corte más folk/pop, como ocurre en “Hem fet cançons”, con una bonita melodía enriquecida con piano y violín, o en “Rei de la tristesa”. También influencias californianas, como “Tu vindrás” o “Mes enllá”, y hasta canción protesta (“Un crit”). Dentro de esta línea de folk y canción de autor, los temas se mueven, en resumen, entre lo mediterráneo, lo californiano y la world music, siempre con una producción rica y unos teclados y efectos que dan un corte bastante pop a las canciones, lo que contribuye a la accesibilidad de la entrega.

La portada responde también a los nuevos tiempos, una bonita obra elaborada por Carlos Saura, pero ya con modernas técnicas de diseño gráfico, un poco reflejo del contenido: está bien hecho, suena bien y se deja escuchar con facilidad, pero resulta un tanto convencional y, en definitiva, le falta algo de gancho.

Son poco amigos de las promociones y...
Colegas de patinar y coincidir en conciertos,...
Cantante segoviana, concretamente  nacida en la localidad...
Las primeras señales de actividad de la...
Ganas incontenibles de hacer cosas, de asociarse...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email