El Son del Deshaucio / El Fusilamiento

Los comienzos en la música de Hilario Camacho tienen lugar de una forma amateur, en sus años de universidad, donde comenzó sus estudios el año 1965, en la Facultad de Económicas. Allí comienza a poner música a poemas de Machado, Miguel Hernández, Lorca o Nicolás Guillén, entre otros.

Su primera aparición en un disco se produce con “Ensayo Nº 2” (Edumsa, 1968), un recopilatorio editado por el pequeño sello universitario Edumsa, donde incluía dos versiones de poemas de Nicolás Guillén. Las adaptaciones de estos dos poemas, elegidos por el autor, que admiraba su musicalidad,   fueron, además, editadas como single por el mismo sello.

Se trata de dos buenas adaptaciones, en la línea de lo que venían haciendo los cantautores de su generación, acústicas y desnudas, muy bien interpretadas por la excelente voz de Hilario Camacho. Particularmente, llama la atención la cara A, "El son del deshaucio".

La grabación, sin embargo, está presidida por el espíritu amateur; no sobran los medios y el sonido deja bastante que desear, perjudicando notablemente la calidad final de la entrega. Y, en todo caso, dice poco de lo que sería el sonido de los discos posteriores, en los que Hilario Camacho se preocupará mucho más de la forma, tanto como del mensaje, arropando sus canciones con un grupo y electrificando su sonido.

Son poco amigos de las promociones y...
Colegas de patinar y coincidir en conciertos,...
Cantante segoviana, concretamente  nacida en la localidad...
Las primeras señales de actividad de la...
Ganas incontenibles de hacer cosas, de asociarse...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email