El Estado de las Cosas

Estampas en sepia de la Guerra Civil para la portada, contraportada y hoja interior. Pies de figura que rezan: «Irún (1936).- Milicianos antifascistas defienden una ...»,»Bajo el fuego enemigo y alrededor de la ikurriña (bandera vasca), unos gudaris …«. Ejercicio de memoria histórica, Kortatu declaran desde el principio como hiciera La Polla Records, su condición de «nietos de los que perdieron la Guerral Civil». El grupo elabora un disco que rezuma denuncia política de alto voltaje, con muy pocas concesiones a la irreverencia como ocurría en alguno de los resquicios de «Kortatu» (Soñua, 1985).

En lo estrictamente musical, también hay cierto endurecimiento, con profusión de guitarras afiladas, dejando atrás los retazos del ska tan personal y poderoso que la banda ha practicado en trabajos anteriores. «Equilibrio» sería la única excepción.

El disco se grabó y mezcló en los estudios Elkar (Lasarete) por César Ibarretxe, con la producción a cargo del propio grupo. Todas las letras son de Fermín e Iñigo, salvo la adaptación de textos de Ramón J. Sender para el último tema «Esto no el es Oeste, pero aquí también hay tiros (A Billy the Kid)» y las aportaciones de Mikel Antza («Aizkolari«, «9 zulo«) y Josu Landa («Jaungoikoa eta lege zarra«). Los músicos que aparecen en los crédtios de las colaboraciones son Josetxo Silguero (saxo) y J. Javier Muguruza (acordeón).

Difícilmente se puede concebir un comienzo mejor que con «La línea del frente«. Suenan a unos Clash poderosos. Mensaje de combate («En cualquier adoquín está la primera línea (…). Es el rock de la línea del frente / que se note que estás presente). Curiosamente, y a pesar de que la intensidad de la canción nada tiene que ver con dichos registros musicales, tal y como nos apuntan desde el blog amigo Fruitonia, la letra de la canción hace continuas referencias a clásicos del reggae. En concreto, el aviso de tener que vernoslas con «una cuchilla andante» es un guiño al tema «Stepping Razor» de Peter Tosh, cantante centrado en la faceta más rebelde de la música reggae. Mientras que la cita «en la barricada a las 3» no es sino una respuesta a la orden dada por Bob Marley en su tema «3 O’Clock Roadblock«.

Para «El Estado de las cosas» frenan un poco el ritmo, y Fermín parece querer paladear la letra («Pero no me importa / aunque me digas / que estoy en una causa perdida»); posibles guiños a Woody Guthrie, el cantautor americano cuya guitarra mataba fascistas («Como ves mi guitarra no dispara / pero se donde apunto / aunque no veas la bala»).

«Aizkolari» está ambientada con sonidos de hacha clavándose en la madera. Canción de guitarras contundentes y con letra interesante, que constituye un discurrir por diferentes profesiones. Todas con objetivos muy definidos: “haciendo pedazos el árbol de Gernika”, “tapiando cada día cuarteles y comisarías”, ”solía vender goma 2 en el frontón de Miami”, “yo era tabernero, camarero barman preparando cócteles”, “yo era bombero, perdedor en las carreras pegando fuego a muchas conejeras y tanquetas”. La música atrapa. Es muy buena canción.

La denuncia siniestra, amarga de la muerte de miembros de ETA a manos de policía nacional tiene aquí su cuota con «Hotel Monbar«, de igual forma que en el larga duración anterior la tuvo con «Hernani 15/6/84«. Pero no se queda a la zaga «9 Zulo«. Los gusanos descubren en el cadáver recién enterrado de un hombre, un agujero adicional a los ocho esperables en todo cuerpo (dejamos el recuento al lector) en su espalda ocasionado por una bala. Ante la indignación se sugiere ir a los zulos del monte y empuñar las armas.

«Equilibrio«, ska atípico en la línea general del disco, resulta de los mejores temas. Problemas etílicos que terminan por arruinar el plan de una noche y que finalmente se critican por imposibilitar la acción en la calle: «Deja de beber tanta cerveza y lucha«. Otra invitación a la locura, al baile, a ritmo de acordeón, en lo que se manda a la mierda a los cristiano-demócratas del PNV es «Jaungoikoa eta lege Zarra«.

En «Cartel en el Cc. viejo de Bilbao» se sugiere el despreciar a las fuerzas de seguridad. Manifestar tu rechazo ante su presencia, cambiarse de acera («Que no les queremos / vamos a hacerles ver»). La letra de «Nivel 30º» gira alrededor del dibujante romano Stefano Tamburini, encontrado muerto por sobredosis en su apartamento un día de abril de 1986. Música de verdadero punk-rock.

El postre lo tiene la analogía Euskadi-oeste americano a costa de la letra de Ramón J. Sénder.

Un gran disco. Evolución en el registro musical del grupo, pero sólo para endurecer posiciones. La reedición de Oihuka, años después, incluía el sencillo «A la Calle» (Soñua, 1985).

Grupo:

Quizás no sea exagerado decir que Kortatu...

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Tracklist:

  1. La línea del frente
  2. El Estado de las cosas
  3. Aizkolari
  4. Hotel Monbar
  5. 9 Zulo
  6. Equilibrio
  7. Jaungoikoa eta Lege Zarra
  8. Cartel en el Cc. viejo de Bilbao
  9. Nivel 30º
  10. Este no es el Oeste, pero aquí también hay tiros (A Billy the Kid))

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email