¡Dios Existe! El Rollo Mesiánico de Los Planetas

Los momentos de plenitud de un artista pueden estar espaciados en una carrera o concentrarse. A veces parecen antojos del destino irrepetibles, y a veces conclusiones lógicas a un trabajo de estudio y desarrollo intensivo.

Tras el aclamadísimo -y un tanto sobrevalorado- “Una Semana en el Motor de un Autobús” (RCA, 1998), Los Planetas editan al año siguiente “¡Dios Existe!. El Rollo Mesiánico de Los Planetas” (RCA, 1999). Como una especie de broma sobre ellos mismos, acusados de un cierto mesianismo quizá por la impresión que dejaba el terminar del anterior disco con la extraordinaria “La Copa de Europa”, inciden en ese ámbito para que este EP sirva de bisagra entre su carrera anterior y un nuevo alumbramiento mucho más interesante -para el que esto escribe-, que esa trilogía inicial. El paso de un grupo de pop-rock independiente, a un tótem que abra el camino a los demás, para que cada uno busque su voz dentro de esa limitada escena.

El EP contiene todo lo que Los Planetas han sido y, sobre todo, todo lo que van a ser. Cosas que ni sus propios fans eran capaces de imaginar. Ampliar el campo de batalla por donde no existía.

Comienza con un himno planetario, “Prueba esto”,  desenfadada canción que en forma y fondo recurre a Los Planetas de siempre. Banderín de enganche con un divertido video en el que aparece el locutor radiofónico Juan de Pablos. Y a partir de ahí, el nacimiento del nuevo grupo: la voz morosa de J en “Un día en las carreras de coches” sobre una abstracta letra, muy en la línea de las que estarán presentes en sus dos siguientes discos. Además, se hace patente el interés del grupo en la inclusión de más teclados, samples, ruiditos atmosféricos… todo lo que será el denominador común de su futura carrera.

“Mejor que muerto” se va por encima de unos siete intensos minutos. Una de sus mejores canciones, doliente y con una letra que, de algún modo, podía hacer intuir el futuro interés del grupo por las temáticas y las formas flamencas, en versos tan propios de esa música como “Y cuando el polvo sea líquido y el humo sea barro, para entonces puedes apostar que ya te habré olvidado”, aunque revestidos por esa psicodelia narcótica tan personal del grupo.

“La guerra de las galaxias” es otro ejemplo de la ambición sin límites pero consciente que podría ser acusada de continuista frente a “La Copa de Europa” por sus arreglos de cuerda preciosistas y épicos, tan sólo están expresando a voz en grito el final del antiguo testamento para dar paso al nuevo.

Grupo:

Hablar, escribir sobre grupos o artistas insignes,...

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Tracklist:

CD 1

  1. Intro
  2. Prueba esto
  3. Un día en las carreras de coches
  4. Mejor que muerto
  5. La guerra de las galaxias

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email